El Gobierno recortará un 15% las prestaciones para los familiares que cuidan de personas dependientes

Así se recoge en el anteproyecto de la nueva Ley de Autonomía Personal, que se aprobará el viernes
La reforma de la Ley de Autonomía Personal y Atención a la Dependencia que ultima el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad recoge un recorte del 15% en la prestación económica que actualmente reciben las personas que se quedan en casa para cuidar de sus familiares dependientes, unas prestaciones que según la norma debían ser excepcionales y que se han generalizado.

Así lo ha avanzado la consejera de Bienestar Social de Canarias, Inés Rojas, que ha atendido a los medios de comunicación tras abandonar el Consejo Territorial de Dependencia que reúne esta tarde en Madrid a la ministra Ana Mato y los responsables autonómicos del ramo para analizar la reforma que, según las previsiones del Gobierno, debiera aprobarse este viernes en Consejo de Ministros.

Rojas ha explicado que, además del citado recorte, pensado "para desincentivar los cuidados familiares", se primará a las comunidades autónomas que den prioridad a los servicios, de manera que el 90 por ciento de los fondos para la dependencia que aporte el Gobierno se repartirán entre todas las autonomías en función del número de personas atendidas y, el diez por ciento restante, será para las que más servicios (plazas residenciales, por ejemplo) mantengan.

Asimismo, ha apuntado otras medidas previstas en la reforma, como la eliminación de los niveles de gravedad (1 y 2) con los que actualmente se cataloga a los dependientes de cada grado y la ampliación a cinco años el carácter retroactivo de las prestaciones, actualmente fijado en tres. No obstante, los usuarios no tendrán derecho a recibir las ayudas que les correspondan con carácter retroactivo más allá de un plazo de dos años.