El Gobierno no cambiará su política pese al anuncio de ETA

Comunicado. El Ejecutivo hace hincapié en que la organización debe dejar la violencia “del todo, para siempre”.
EFE / MADRID
El Gobierno recalcó ayer que ETA debe dejar la violencia “del todo, para siempre” y, por ello, tras el anuncio de alto el fuego no cambiará “un ápice” su política antiterrorista, algo que también pidió expresamente el líder del PP., Mariano Rajoy.

El ministro de Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, fue el primer miembro del Ejecutivo en opinar sobre el anuncio de ETA de cesar sus atentados en el comunicado difundido el domingo por Gara y la BBC, en el que la organización terrorista hace hincapié en que, “si el Gobierno de España tiene voluntad”, está dispuesta a acordar lo que define como “los mínimos democráticos necesarios para emprender el proceso democrático”.

Rubalcaba, en declaraciones a TVE, señaló que: “no nos podemos fiar” de ETA. Por ello, el Ministerio de Interior mantiene “intacta” su política antiterrorista, que no va a cambiar un ápice, “ni una coma”, insistió el ministro.

La sociedad exige que haya “un abandono, de una vez por todas y para siempre, de la violencia” porque “ya no cabe otro tipo de acción”, resaltó la vicepresidenta primera del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, tras considerar “decepcionante” el anuncio de ETA.

El PSOE no espera comunicados, sino hechos de la banda terrorista, en el sentido de que ETA diga, de forma clara y rotunda, que de una vez por todas deja la armas, se disuelve y abandona definitivamente la violencia, en palabras de la secretaria general de los socialistas, Leire Pajín.

Para el lehendakari, Patxi López, el alto el fuego anunciado por ETA “no es una mala noticia”, pero no es la que se esperaba desde hace “tanto tiempo”, la de “su desaparición”. El comunicado no responde en absoluto a la demanda de la sociedad vasca de que ETA “desaparezca definitivamente” y tampoco da respuesta a lo que pedía últimamente el mundo del abertzalismo radical, junto con EA, agregó López.

Por su parte, el presidente del PNV, Íñigo Urkullu, consideró que la última declaración de ETA esconde la incapacidad de la banda terrorista para asumir su “rotundo fracaso” y opinó que el anuncio de cesar las “acciones armadas ofensivas precisa para ser creíble del abandono definitivo de la violencia”. Urkullu aseguró que el PNV “rechaza absolutamente una vuelta atrás, a los tiempos de la declaración de Anoeta”, y advirtió a ETA de que no admitirá “ninguna pretensión de tutela política” por parte de la banda terrorista.

Respuesta del Partido Popular
El líder del PP, Mariano Rajoy, señaló que la postura del PP no ha cambiado y que el único comunicado que interesa es el de su disolución, al tiempo que reiteró que el Gobierno tendrá su apoyo si mantiene su política antiterrorista. El dirigente popular hizo esta afirmación en Santiago, ciudad elegida por el PP para celebrar el primer Comité Ejecutivo nacional a la vuelta de las vacaciones de verano y tras ofrecer la tradicional ofrenda al Apóstol.