El Gobierno incorpora a los sindicatos a la reforma de las Administraciones, tras la petición de CSI-F

En este sentido, CSI-F se felicita de la constitución de esta Comisión y espera que se traduzca en hechos concretos que permitan mejorar las condiciones y dignificar el empleo de los trabajadores de la Administración, eliminar duplicidades e ineficiencias y al mismo tiempo preservar la calidad de los servicios que reciben los ciudadanos

El Gobierno ha incorporado a los sindicatos a la Comisión asesora sobre la futura reforma de las Administraciones Públicas, tras la petición formal realizada por la Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSI-F), sindicato más representativo en el sector.

 

El presidente del sindicato, Miguel Borra, mantuvo una reunión el pasado 28 de diciembre con los subsecretarios del Ministerio de la Presidencia y de Hacienda y Administraciones Públicas, en el Palacio de la Moncloa. En esa reunión se señaló la necesidad de que los agentes sociales estuvieran presentes en la citada comisión para todos aquellos asuntos relacionados con el personal. En este sentido, CSI-F se felicita de la constitución de esta Comisión y espera que se traduzca en hechos concretos que permitan mejorar las condiciones y dignificar el empleo de los trabajadores de la Administración, eliminar duplicidades e ineficiencias y al mismo tiempo preservar la calidad de los servicios que reciben los ciudadanos.

 

CSI-F espera que la comisión no se quede en un gesto y advierte de que los empleados públicos no van a asistir como convidados de piedra a la reforma de las Administraciones Públicas. Por tanto, reclama que se constituya lo antes posible, con un calendario y unas líneas de trabajo que, entre otros aspectos, deberían incluir la mejora de las condiciones, la profesionalización y la productividad de los empleados y empleadas públicas.

 

CSI-F cree que se debe aprovechar esta reforma para impulsar, de una vez por todas, un Pacto de Estado en el ámbito de las Administraciones Públicas, que pase página a los recortes que han sufrido durante los últimos años los trabajadores de este sector y se les compense en un periodo de tiempo razonable, cuando las circunstancias económicas lo permitan.