El Gobierno creará un relato antiyihadista y grupos locales en cada municipio para luchar contra la radicalización

Jorge Fernández Días tras el Consejo de Ministros
Una unidad de tratamiento de la Red analizará la información en Internet que pueda suponer un riesgo


MADRID, 30 (EUROPA PRESS)

El Consejo de Ministros ha aprobado este viernes un plan para luchar contra la radicalización violenta centrada especialmente en el terrorismo yihadista a través del cual se establece el marco de actuación para las instituciones públicas y diferentes colectivos de la sociedad civil. Entre otras medidas, el Ejecutivo se compromete a plantar batalla al relato yihadista difundiendo una contranarrativa a su mensaje violento, principalmente en Internet, y creará grupos locales en cada municipio para la rápida detección de posibles conflictos.

Cada grupo local estará formado por representantes de la Policía Local, Policía Autonómica en su caso, Ayuntamiento, Juzgados, Centros Escolares, Asuntos Sociales, Entidades Sociales y Colectivos de Riesgo. Para facilitar los trabajos se ha diseñado un sistema específico de intercambio de información entre la Administración Local y la Central. Los grupos locales se constituirán en comisión delegada específica en las juntas de seguridad que estará presidida y coordinada por un delegado de participación ciudadana que será un policía nacional o un guardia civil.

Aquellas comunidades autónomas que cuenten con Policía propia podrán crear grupos autonómicos, que incluirán al cuerpo policial autonómico. La coordinación de estos grupos asegurará la obligada colaboración entre las Fuerzas de Seguridad nacionales y autonómicas. Estos grupos autonómicos conocerán los casos cuya complejidad exceda del tratamiento local o provincial. Por otra parte, está previsto una conexión específica con Instituciones Penitenciarias sobre el tratamiento de la radicalización de los internos.

UN 70% SE RADICALIZÓ EN ESPAÑA

El ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, ha comparecido en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros para explicar esta iniciativa. "Entre 1996 y 2012, siete de cada diez condenados por yihadismo en los tribunales españoles se habían radicalizado en España y de ellos, el 80 por ciento lo hizo por Internet", ha destacado el ministro a la hora de justificar este plan, que tiene por objeto atacar el yihadismo desde el punto de vista de la prevención, es decir, actuar antes de que una persona sea adoctrinada y decida cometer un atentado.

El denominado 'Plan Estratégico Nacional de la lucha contra radicalización Violenta' supone un elemento de coordinación entre ministerios, comunidades autónomas, ayuntamientos, diversas instituciones y la sociedad civil para "poder actuar a tiempo contra posibles brotes de radicalización". Se trata por tanto de un plan interministerial que bebe de otros planes estratégicos tanto a nivel Europeo como nacional.

ACTUACIÓN EN TRES ÁMBITOS

"Se pretende evitar el surgimiento de procesos de radicalización violenta mediante la detección temprana", ha insistido el ministro, quien ha explicado que el plan se desarrollará en tres ámbitos: interno, externo y ciberespacio.

Se entiende como ámbito interno al que afecta a todo el territorio nacional. En este caso, el municipio es el escenario principal de actuación. En el ámbito externo (intereses españoles en el exterior), la coordinación de las medidas propuestas corresponderá al Ministerio de Asuntos Exteriores, aunque Interior destaca en su comunicado el papel desempeñado por las Fuerzas Armadas.

En cuanto al ciberespacio, se investigará la información que circule por la Red en fuentes abiertas que afecte a la radicalización, especialmente, autores y contenidos. Una Unidad de Tratamiento de la Red analizará la información obtenida ubicada en el Centro de Inteligencia contra el Terrorismo y el Crimen Organizado (CITCO).

El Plan establece una única estructura nacional de carácter interministerial (afecta a un total de 12 ministerios) que estará coordinada por Interior y que dará las claves a las distintas instituciones sobre cómo hay que actuar. El Ministerio del Interior expone varios ejemplos:

EJEMPLOS PRÁCTICOS

Si un ayuntamiento decide cerrar un cementerio musulmán y se producen quejas e incidentes por esta decisión, el ayuntamiento debe trasladar este asunto a la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP), que gestionará la respuesta con esta estructura nacional interministerial. Una vez estudiado el caso, este grupo dará respuesta a la Administración General del Estado que es quien informa a la FEMP para que ésta comunique al Ayuntamiento cómo debe resolver este incidente.

Si, por ejemplo, se decide el traslado de una mezquita a las afueras de la localidad, el colectivo afectado tendrá que poner en conocimiento de esta decisión a la Fundación Pluralismo y Convivencia (FPyC) que tiene carácter público y vela por la libertad religiosa. Este organismo, dará traslado a la Administración General del Estado y al Grupo Nacional. Estudiado el caso, el Grupo Nacional dará respuesta a la Administración General del Estado que es quien informará a la Fundación para que ésta comunique al Colectivo afectado cómo se resuelve el caso presentado.

Si se detecta un foco de radicalización en una barriada de una localidad, un miembro del Grupo Local creado en virtud de este plan expondrá el caso ante dicho Grupo quien, a su vez, informará al Grupo Nacional para estudiar el caso. El Grupo Nacional dará respuesta inmediata al Grupo Local quien, a su vez, informará de las medidas a ejecutar.

ACTUACIONES PRIORITARIAS

Por el momento, la puesta en marcha de este plan ya va a significar la adopción de una serie de medidas en 2015 como la identificación de la amenaza prioritaria y del colectivo de riesgo al que afecta con un diseño inmediato del primer estudio de campo a nivel nacional. También se va a elevar una propuesta de regulación y constitución de los grupos multisectoriales de lucha contra la radicalización violenta a nivel nacional y local, y/o provincial.

Además se va a elaborar un protocolo de colaboración entre el Ministerio del Interior y la FEMP. El Centro de Inteligencia contra el Terrorismo y el Crimen Organizado será el punto de contacto en el Ministerio del Interior para su interlocución con la FEMP. Se van a poner en marcha programas de formación integral sobre el fenómeno de la radicalización y el extremismo violento dirigida a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad, órganos e instituciones de las Administraciones Públicas, colectivos vulnerables afectados y colectivos sociales, ONGs y entidades de asistencia.