El giro de los agujeros negros puede arrojar luz sobre su evolución

Agujeros negros

Un estudio de la Universidad de Durham (Reino Unido) que permite determinar el giro de los agujeros negros podría ayudar a arrojar luz sobre la evolución de estos objetos y de las galaxias a las que se ancla.

Para este trabajo, se ha utilizado el telescopio XMM-Newton de la Agencia Espacial Europea (ESA). Las observaciones se han realizado sobre un agujero negro supermasivo que contiene tanta masa como 10 millones de soles y que arroja prodigiosas cantidades de energía, ya que se alimenta de la materia en su disco de acreción.

 

XMM-Newton observó este comportamiento en óptica ultravioleta y rayos X, lo que permite a los astrónomos medir hasta qué punto el disco se encuentra en el agujero negro.

 

El autor principal del trabajo, Chris Done, ha explicado que un agujero negro estudiado se halla en el centro de una galaxia espiral a 500 millones de años luz de la Tierra y engulle gas y polvo del disco de acreción que rodea. Durante la investigación, se ha medido la distancia entre el borde interior del disco y el agujero negro, lo que, a su vez, les ha permitido estimar giro del agujero negro.

 

"Si un agujero negro está girando, arrastra el espacio y el tiempo con él y arrastra el disco de acreción que contienen sus alimentos", ha indicado Done para explicar que "esto hace que el agujero negro gire más rápido, como un patinador de hielo que hace una pirueta".

 

Los innvestigadores han apuntado que la técnica podría ayudar a los astrónomos a abordar preguntas generales acerca de la evolución galáctica, que está íntimamente ligada al crecimiento y la actividad de los agujeros negros supermasivos  que se esconden en el corazón de la mayoría, si no todas, las galaxias.

 

"La comprensión de esta relación entre las estrellas en una galaxia y el crecimiento de un agujero negro, y viceversa, es la clave para la comprensión de cómo las galaxias se forman a través del tiempo cósmico", ha apuntado el científico.