El 'General Invierno' acaba con la imbatibilidad del Real Madrid

Ni Bourousis ni el resto de los pívots blancos tuvo un buen día en Moscú

El Real Madrid ha caído ante el CSKA Moscú en Rusia (85-71) en la cuarta jornada del 'Top-16' de la Euroliga y, de esta manera, sufre la primera derrota de la temporada 2013/2014 y deja la racha de triunfos consecutivos desde que arrancó el curso en 31.

 

FICHA DEL PARTIDO:

 

CSKA MOSCÚ: Teodosic (7), Fridzon (11), Khryapa (4), Vorontsevich (14), Krstic (18) --cinco inicial--; Jackson (8), Kaun (7), Pargo (2), Micov (14).

 

REAL MADRID: Llull (15), Darden (11), Rudy Fernández (5), Mirotic (13) y Bourousis (2) --cinco inicial--; Sergio Rodríguez (19), Draper, Reyes, Mejri (4), Slaughter (2) y Díez.

 

PARCIALES: 23-10, 17-20, 19-24, 26-16

 

ÁRBITROS: Christodoulou (GRE), Lottermoser (ALE) y Latisevs (LET). Eliminado Sergio Rodríguez por una falta técnica descalificante.

 

PABELLÓN: Universal Sports Hall. 5.094 espectadores.

La primera derrota del Real Madrid llegó en Rusia. En el lugar que no pudieron conquistar Napoléon y Hitler. La historia se repite y Moscú salió de nuevo al rescate de Europa. Al rescate de todos y al suyo propio, pues en el horizonte de los récords del conjunto blanco también empezaba a aparecer el 17/0 del CSKA de la 2004/2005: el mejor inicio en la Euroliga de la historia.

 

En el Universal Sports Hall la razón de la derrota del Madrid no fue el frío, aunque el inicio de los de Pablo Laso fue helado. Tanto en defensa como en ataque. Los 10 puntos del primer cuarto fueron la síntesis más exacta de cómo arrancó el ataque blanco. En defensa, descoordinación, malos balances y mal en el rebote (ofensivo y defensivo).

 

Todo ello se prodigó hasta que Sergio Rodríguez entró en calor. El fuego derrite al hielo. Y ante la debacle en la que se estaba convirtiendo el partido (37-18, min 17), el Madrid se encomendó al canario. El '13' blanco respondió con ocho puntos casi seguidos que dejaron el encuentro con vida al descanso (40-30).

 

El problema del Real Madrid es que el 'Chacho' estuvo demasiado solo. Sin Carroll, lesionado, Rudy se quedó en cinco puntos (y 0 de valoración) y lo que aportaron tanto Mirotic como Sergi Llull (28 entre ambos) no tuvo trascendencia en el juego. Si la tuvieron Darden y sus 11 puntos, claves en los arranques del primer y tercer cuarto.    

 

NENAD KRSTIC ACAMPA A SUS ANCHAS

 

A pesar de todos los problemas, el Madrid llegó a estar cerca de hacer la machada de remontar 19 puntos al CSKA a domicilio. Un 0-7 de salida en el tercer cuarto, metió al equipo blanco en el encuentro hasta prácticamente el final. O al menos le mantuvo en la pelea. Eso sí, nunca llegaron a estar los madridistas a menos de tres puntos (40-37, 58-55) y pocas veces dieron la sensación de poder llegar a darle la vuelta al partido.

 

No todo fueron deméritos del Madrid, la inagotable plantilla del CSKA tuvo mucha culpa del resultado final. Los de Messina salieron con el cuchillo entre los dientes desde el minuto 1, y contó con un Nenad Krstic imperial. El exjugador NBA acabó el partido con 18 puntos, 6 rebotes y 25 de valoración. Superó a cada defensor que le puso Pablo Laso y desquició (técnica y mentalmente) a Ioannis Bouroussis, con el que tenía cuentas pendientes.

 

Además, ante las bajas de Kyle Hynes y Sonny Weems, aparecieron muchos de los secundarios de lujos del CSKA para ayudar al serbio. Vorontsevich, Fridzon y Micov fueron los ejecutores desde la línea de tres (siete triples entre los tres); y Khriappa y Kaun lideraron el 37-29 en rebotes, otra de las claves de la victoria rusa.

 

El que no apareció fue un Milos Teodosic que ha pasado de ser una de las grandes promesas del baloncesto europeo cuando irrumpió a ser, en muchas ocasiones, una rémora para su equipo. Este jueves acabó con 2/14 en el tiro (1/7 en triples). Quizás su mayor logro fue provocar la descalificación de Sergio Rodríguez en las postrimerías del partido.

 

Pablo Laso, a pesar de que dijo en la previa que no preparaba a su equipo para ello, ya no tiene la presión de seguir aumentando el récord de victorias. El 'General Invierno' se encargó de congelar la racha. Por si acaso, el Madrid debe apuntar otra fecha, el 13 de febrero. Ese día el Madrid podrá vengarse de la 'madre patria' en su visita al Lokomotiv Kuban. Bien les vendrá llevarse abrigos.