El gen resistente al sol

Tomar el sol (Foto: E. P.)

Un equipo liderado por investigadores de la Universidad del Sur de California (USC, por sus siglas en inglés), en Estados Unidos, han identificado un gen que puede ayudar a protegerse contra el cáncer de piel.

Un equipo liderado por investigadores de la Universidad del Sur de California (USC, por sus siglas en inglés), en Estados Unidos, han identificado un gen que puede ayudar a protegerse contra el cáncer de piel. Los autores hallaron que el "gen asociado a resistencia a la radiación UV" es un supresor de tumor de cáncer de piel, que es la forma más común de cáncer en Estados Unidos. El melanoma es el cáncer de piel más mortal y sus tasas se han duplicado en las últimas tres décadas.

 

"Si entendemos cómo funcionan estos genes resistentes a los UV y los procesos por los cuales las células se reparan a sí mismas después de un daño ultravioleta, entonces podríamos encontrar objetivos farmacológicos para revertir un mecanismo alterado de vuelta a las condiciones normales", afirma la doctora Chengyu Liang, autora principal del estudio y profesora asociada de Microbiología Molecular e Inmunología en la Escuela de Medicina Keck de la USC.

 

El estudio se detalla en un artículo publicado en 'Molecular Cell' en el Mes de la Detección y Prevención del Cáncer de Piel/Melanoma. Más del 90 por ciento de los cánceres de piel de tipo melanoma se desarrollan debido al daño celular provocado por la exposición a la radiación UV y el melanoma mata a unas 10.130 personas al año, según la Sociedad Americana del Cáncer.

 

"Las personas que tienen genes mutados o bajos niveles de genes resistentes a los rayos UV pueden estar en mayor riesgo de melanoma u otros cánceres de la piel, especialmente si se toma el sol o se está bronceado con frecuencia", apunta Liang. "Nuestro estudio sugiere que el gen resistente a los rayos UV puede servir como un biomarcador para la prevención del cáncer de piel", subraya.

 

Los investigadores utilizaron datos de 340 pacientes con melanoma que participaron en el Atlas del Genoma del Cáncer. El estudio también incluyó a dos grupos experimentales, bien con niveles reducidos del gen resistente a los rayos UV o una copia mutante del gen en células de melanoma.

 

Los científicos dieron un chute de UV a las células que portan el gen normal resistente a los UV y las células que llevan copias defectuosas del gen. Después de 24 horas, las células con versiones normales del gen habían reparado más de 50 por ciento del daño inducido por los rayos UV, mientras que en las muestras defectuosas se repararon en menos de 20 por ciento las células dañadas.

 

"Eso significa que cuando las personas toman el sol o se broncean, aquellas que tienen el gen normal resistente a los rayos UV pueden reparar la mayoría de las quemaduras en el ADN inducidas por los rayos UV en el momento oportuno, mientras que aquellas con el gen resistente a los UV defectuoso tendrán más daño sin reparar -apunta Liang--. Después de la acumulación diaria, si se toma el sol o se está bronceado a menudo, hay un mayor riesgo de desarrollar cáncer de piel como el melanoma".

 

UN GEN DETECTADO HACE 20 AÑOS

 

Los investigadores fueron capaces de mostrar una correlación con el aumento de riesgo de cáncer, pero su estudio no concluye definitivamente que menores niveles o copias mutantes del gen resistente a los UV fueron las causas del desarrollo de cáncer de piel.

 

Los científicos descubrieron por primera vez el gen resistente a rayos UV hace casi dos décadas en relación con una enfermedad llamada xeroderma pigmentoso, que hace a las personas extremadamente sensibles a la luz solar y las pone en alto riesgo de desarrollar cáncer de piel. Los investigadores no examinaron la función del gen resistente a los rayos UV en las personas que son saludables o que tienen cáncer de piel.