El gasoleo agrícola se sitúa en niveles históricos

Está al borde de superar el euro por litro

La Unión de Campesinos de Castilla y León (UCCL) reclama a Miguel Arias Cañete la búsqueda de soluciones para un problema al que ningún Gobierno, hasta la fecha, ha sido capaz de dar respuesta y ponga en marcha un gasóleo profesional de verdad para los Agricultores y Ganaderos a Título principal

Según los datos que ha podido recoger la Unión de Campesinos de Castilla y León (UCCL) el gasóleo agrícola, en la tercera semana de marzo de 2012, se encuentra a punto de superar la barrera psicológica del euro por litro, al situarse su precio en los 0,999, impuestos incluidos.

Esta Organización reclama al Ministro de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, Miguel Arias Cañete, que convierta buscar una solución a este tema en una de las prioridades de su cartera y ponga en marcha un gasóleo profesional de verdad, para los Agricultores y Ganaderos a Título Principal, una de las promesas incumplida del anterior Gobierno y que algunos parece que han olvidado que era una de las medidas estrellas del famoso Plan de Choque presentado en 2010 que determinadas organizaciones corrieron a alabar y que se ha quedado reducido a mesas y mesas, reuniones y más reuniones… pero sin medidas serias para atajar y aliviar la crisis de rentabilidad que soportan miles de explotaciones..

Con esos precios lo cierto es que a los agricultores les cuesta cada vez más dinero llenar el depósito de gasóleo de su tractor a tenor de los máximos históricos en los que se encuentra en estos momentos. Si tenemos en cuenta que la capacidad media del depósito de un tractor de tipo medio de los que podemos encontrar en el campo es de unos 200 litros, hace un año rellenar el depósito se hacía con 178 euros mientras que ahora no se realiza por menos de 200 euros y si nos retrotraemos al año 2000 se hacía con unos 34euros.

Si llevamos estos datos al trabajo diario de un agricultor, más si cabe en una campaña como la actual en a que se está haciendo necesario adelantar los riegos por la falta de lluvias, esta situación supone que, sólo en un año, regar una hectárea de regadío en Castilla y León, con un consumo medio de 1.000 L, ha pasado de los 890 euros de 2011 a los 990 en la campaña actual, lo que equivale a una subida de más del 10% en poco más de tres meses, circunstancia esta que se acentúa con el hecho de que los Agricultores y Ganaderos a Título Principal no puedan repercutir estas subidas en la venta de los productos obtenidos en las explotaciones.