El gafe del Villarreal reaparece a un paso de la final

Los jugadores del Villarreal se lamentan tras un gol del Liverpool

Los amarillos no pudieron resistir a la avalancha ofensiva del Liverpool.

 

FICHA TÉCNICA.


LIVERPOOL FC: Mignolet; Clyne, Lovren, Kolo Touré, Moreno; Can, Milner, Lallana; Coutinho (Allen, min.82), Sturridge (Lucas, min.90+) y Firmino (Benteke, min.89).

VILLARREAL CF: Areola; Mario, Musacchio, Víctor Ruiz, Jaume Costa; Denis Suárez, Pina (Trigueros, min.60), Bruno, Dos Santos (Bonera, min.73); Soldado (Adrián, min.68) y Bakambu.

GOLES.

1-0, min. 7, Bruno (p.p.).

2-0, min. 63, Sturridge.

3-0, min. 81, Lallana.

ÁRBITRO: Viktor Kassai (HUN). Amonestó a Clyne (min. 35) por parte del Liverpool FC y a Soldado (min. 40) y Denis Suárez (min. 90+) por parte del Villarreal, además de expulsar a Víctor Ruiz por doble amarilla (min. 30, min. 71).

ESTADIO: Anfield.

El Villarreal se ha despedido de la Europa League después de una dolorosa derrota en Liverpool (3-0) que dio la vuelta al resultado favorable de la ida y que sacó a la luz la versión más pobre de los españoles, nunca vista hasta estas alturas de temporada, arrollado por el planteamiento local.

El 'You'll never walk alone' desterró por primera vez al himno de la Europa League para ambientar una gran noche para el equipo británico. El mal fario volvió a acompañar al conjunto español en semifinales, que tornó su sueño en pesadilla después de un encuentro en el que el entusiasmo local se comió a un cuadro sobrepasado en todo momento.

El nerviosismo salió a primer plano en las piernas de un Villarreal muy dubitativo desde los primeros instantes, que no encontraron un ápice de calma en la avalancha que Jürgen Klopp predipuso de inicio. Ni la zaga amarilla ni las manos de Areola dieron a basto ante semejante martillo, que en escasos minutos igualó la eliminatoria tras aliarse con la fortuna.

Una mala salida de Areola después de un centro raso puso el balón en bandeja para su repetición desde el costado contrario. El fantasma de la mala suerte del club castellonense en semifinales volvió a hacer de las suyas, y es que el capitán del equipo, Bruno Soriano, fue quien introdujo a las redes un esférico que salía desviado.

Pese a verse sobrepasados defensivamente, la calidad de los atacantes del 'submarino' se hizo notar, haciendo creer a los miles de aficionados desplazados a Anfield con varios acercamientos que se toparon con Mignolet. Sin embargo, la reacción española fue únicamente un espejismo que se vino abajo ante el clima de remontada que llevó en volandas el graderío local, de la misma forma que tuvo lugar en las eliminatorias anteriores contra el Manchester United y el Borussia Dortmund.

La tensión sobre el césped fue palpable en todo momento, e incluso se trasladó a las áreas técnicas, con varias enganchadas entre los dos entrenadores presentes. Por si fuera poco, la permisividad del árbitro originó un juego duro que terminó por desquiciar a los jugadores visitantes.

La tromba del Liverpool siguió su curso en la segunda mitad, cuando el resultado enviaba las 'semis' a los 30 minutos de prolongación, mientras que los de Marcelino salieron tímidamente en forma de contra. La intensidad inglesa ganó la mayoría de las disputas, fue una fuerte losa a la hora de sacar la pelota jugada y presagió un segundo tanto que no tardó en llegar.

STURRIDGE CONCRETA LA REMONTADA

Rondándose la hora del encuentro, la incesable insistencia local obtuvo un premio aún mayor en las botas de Sturridge. El internacional inglés volteó por completo la eliminatoria en un mano a mano con el arquero que a punto estuvo de frustar tanto el pie de Areola como el palo.

Al Villarreal le crecieron los enanos en el momento más inoportuno, e incluso Víctor Ruiz puso fin a un encuentro para olvidar con una expulsión por doble cartulina que descompuso al cuadro castellonense, vendido ante el peligro.

El sueño amarillo se nubló del todo con la puntilla de Lallana, que puso el tercero al recoger un rebote dentro del área para certificar su billete hacia Basilea, donde se verá las caras por el título contra un Sevilla que repite final por tercera vez consecutiva.