El francés Alexis Gougeard se impone en la meta de Ávila

Foto: Photallaround
Ver album

El ciclista francés Alexis Gougeard, del AG2R, se impuso en solitario en la decimonovena etapa de la Vuelta a España, disputada este viernes entre la localidad vallisoletana de Medina del Campo y Ávila, sobre 185,8 kilómetros, mientras que el holandés Tom Dumoulin (Giant-Alpecin) mostró su fortaleza y arañó unos segundos valiosos sobre el italiano Fabio Aru (Astana) y el español Joaquim Rodríguez (Katusha).

El ganador salió de una numerosa escapada formada al inicio de la jornada con el beneplácito de los favoritos. El paso de los kilómetros fue realizando la selección y finalmente el galo lanzó un ataque a falta de 20 aprovechando la ascensión a La Paramera, de segunda categoría, y supo mantener su ventaja para llevarse el triunfo.

 

La etapa era propicia para que los 'aventureros' buscasen su día de gloria y los pronósticos se confirmaron con más de veinte corredores probando suerte. Los favoritos dieron su visto bueno y dejaron que alcanzasen una renta lo suficientemente amplia para que no peligrase su triunfo. Sin embargo, el Astana se llevó un susto con la caída, sin consecuencias de su líder, Fabio Aru, en el kilómetro 70.

 

 De este modo, los fugados iniciaron el camino hacia la ciudad amurallada, esperando en qué momento y quién sería el que abriría la hostilidades para ir eliminando enemigos. Este fue el portugués Tiago Machado, del Katusha, que fue el primero en marcharse en solitario.El luso cogió casi medio minuto de renta y por detrás le respondieron Alexis Gougeard y el colombiano Leonardo Duque (Team Colombia), que finalmente se quedaron como los principales favoritos para reinar en ÁvilaEl trío tenía que superar el ascenso a La Paramera, de segunda categoría. El sudamericano fue el primero en hincar la rodilla ante el fuerte ritmo del francés, y poco después fue Machado el que tampoco resistió al normando, que coronó el puerto con medio minuto que convirtió en oro.

 

DUMOULIN APROVECHA EL FINAL

 Por detrás, todo hacia presagiar que los favoritos esperarían a la llegada en Ávila para intentar hacer algún movimiento, pero esa calma la rompió el Movistar Team que puso un ritmo frenético y que luego lanzó a un impetuoso Alejandro Valverde en busca de mostrarse y dejar claro que mientras haya carrera y fuerzas quiere ser protagonista.

 

El corredor murciano no encontró premio a sus ganas, justo cuando las calles de Ávila comenzaban a adoquinarse y a empinarse. Entonces surgió el Giant-Alpecin, con Dumoulin y sus compañeros John Degenkolb y Lawson Craddock provocando un brutal acelerón que sorprendió a todos los demás, incluidos Aru y 'Purito'.

 

El holandés se quedó solo rápidamente, pero mantuvo ese impulso para abrir una brecha con sus dos rivales y 'robar' unos segundos que, pese a que fueron pocos, tres sobre el italiano, y nueve sobre el catalán, con frescura perdida respecto a hace unos días, avisan de que aún tiene fuerzas para la etapa de este sábado.