El FC Barcelona renueva a Rafinha hasta 2020 y le sube la cláusula a 75 millones de euros

Rafinha Alcántara

El FC Barcelona ha anunciado este lunes la renovación hasta el 30 de junio de 2020 del jugador Rafa Alcántara 'Rafinha', que verá mejoradas sus condiciones y aumentada su cláusula de rescisión de los 30 millones de euros que tenía hasta los 75 millones establecidos en el nuevo contrato, que firmarán ambas partes en breve.

Rafinha, que está gravemente lesionado en su rodilla derecha y se perderá esta temporada salvo recuperación milagrosa, firmará próximamente el nuevo contrato que le liga al FC Barcelona hasta 2020 y que le blinda, dado que su cláusula de rescisión subirá de los 30 a los 75 millones de euros, para evitar que suceda lo que pasó con su hermano Thiago, traspasado al Bayern de Múnich.

Es la tercera renovación de contrato de Rafinha desde 2011. Entonces, se le firmó un nuevo contrato hasta 2014 con una cláusula variable de 12 millones de euros que acabó siendo de 30 millones. Antes de llegar a ese tope, el 4 de julio de 2013, firmó otra mejora y adecuación del contrato hasta 2016, manteniendo esos 30 millones de cláusula. Ahora, en 2015, firma hasta 2020.

Según anunció el club y, pese a que el centrocampista está en pleno proceso de recuperación, el nuevo contrato "se firmará próximamente" en las oficinas del club y contará 'a priori' con la presencia, además del jugador, de su padre y representante Mazinho y del presidente de la entidad, Josep Maria Bartomeu.

Rafinha se formó en las categorías inferiores del FC Barcelona hasta llegar al Barça B. En el Miniestadi se terminó de formar como futbolista, y antes de dar el salto definitivo al primer equipo fue cedido una temporada al Celta, en la temporada 2013-14, donde brilló a las órdenes de Luis Enrique Martínez, quien confía mucho en él también en el club blaugrana.

Y es que con el técnico asturiano Rafinha se ha convertido definitivamente en jugador de la primera plantilla del Barça y con minutos y peso en el equipo. El pequeño de los Alcántara fue sumando protagonismo progresivamente, y terminó siendo un jugador importante en la consecución del segundo triplete de la historia del FC Barcelona de la pasada temporada.

Al inicio de la presente campaña, el centrocampista comenzó de titular y de la mejor manera posible, marcando uno de los goles del Barça en la final de la Supercopa de Europa ganada en Tiflis al Sevilla. Tras debutar con la selección absoluta de Brasil, se lesionó en el primer partido de la fase de grupos de la Liga de Campeones en el Olímpico de Roma, cuando recibió una entrada de Nainggolan que le provocó una rotura del ligamento cruzado de la rodilla derecha que le obligó a pasar por quirófano.