El FC Barcelona 'juega' con la presión y sigue líder

El equipo de Luis Enrique tampoco falla y deja las cosas como estaban antes de esta jornada, pero con un partido menos que jugar. Vence 0-2 al Betis.

 

FICHA DEL PARTIDO

 

REAL BETIS BALOMPIÉ: Adán; Bruno, Pezzella, Westermann, Montoya; Cejudo, Petros, N'Diaye, Dani Ceballos (Portillo, min.69), Joaquín (Musonda, min.55); y Rubén Castro (Ricky, min.79).

 

FC BARCELONA: Bravo (Ter Stegen, min.88); Alves (Sergi Roberto, min.74), Piqué, Mascherano, Jordi Alba; Busquets, Rakitic (Turan, min.86), Iniesta; Messi, Suárez y Neymar.

 

GOLES:

 

   0 - 1, min.50, Rakitic

   0 - 2, min.81, Suárez.

  

ÁRBITRO: Mateu Lahoz (C. Valenciano). Amonestó a Bruno (min.21),   Westermann (min.28), Petros (min.34) y Ceballos (min.67) por parte del Betis. Y a Piqué (min.23), Messi (min.23) y Alves (min.45) en el Barcelona. Expulsó a Westermann (min.35) por segunda amarilla en el Betis.

  

ESTADIO: Benito Villamarín.

El FC Barcelona dio un paso más hacia la defensa del título liguero después de superar (0-2) al Betis en el Benito Villamarín, gracias a los goles en la segunda mitad de Rakitic y Luis Suárez, con lo que sigue dependiendo de sí mismo a falta de dos jornadas para el final, sin respiro por parte de Atlético y Real Madrid.

  

Como la pasada semana, los de Luis Enrique respondieron a las victorias de un Atleti que ganó (1-0) en casa al Rayo y un Madrid que se llevó los tres puntos de Anoeta (0-1). El cuadro azulgrana evidenció que la temporada parece ser larga y más después del varapalo continental y ver cortada su buena renta por la liga.

  

Aquellos días de júbilo quedaron atrás y el Barcelona ahora parece un mortal más obligado a sobrevivir cada fin de semana. El líder jugó un primer tiempo sosegado, con pocas ocasiones y poca iniciativa, ante un rival encerrado. Ni siquiera con un jugador más, tras la expulsión de Westermann por segunda amarilla a los 35 minutos alegró en exceso el juego culé.

  

La empresa de los de Juan Merino se complicó eso sí con creces. Aguantar a un Barça jugándose la liga, obligado a marcar en la segunda mitad, no era tarea sencilla. El conjunto catalán vio algo de luz a los cinco minutos, en una mala salida de Adán poco ayudado por Pezzella, con un pase de Messi que llegó manso a Rakitic. El croata puso la primera piedra pero costó poner la segunda.

 

La presión culé se hizo dueña del encuentro. El Betis, que renunció a la contra que en la primera mitad amenazó en poco a los visitantes, se vio abocado a sufrir. Tampoco lo hizo mucho, pese a los intentos de Iniesta y Messi por inventar, por encontrar los huecos, el Barça estuvo lejos de la lucidez goleadora de los últimos dos encuentros.

  

Los de Luis Enrique, que venían de 14 goles ante Deportivo y Sporting, perdonaron. Neymar, de nuevo con más voluntad que acierto, y Suárez no tuvieron su día. El uruguayo perdonó un gol regalado por Messi, pero poco después no falló para sentenciar el triunfo, con otra asistencia del argentino. El gol 35 de Suárez terminó con la incertidumbre de un Barça espeso pero efectivo.

  

Y es que el Atleti y el Madrid, aunque con la excusa de jugar competición europea entre semana, también sudaron en un triunfo mínimo. Sin embargo el cuadro catalán tiró de excesiva paciencia, sobre todo en el primera mitad, con poco brillo y una falta de precisión en tareas ofensivas que pudo salir cara. El Betis no lo puso fácil, bien encerrado y sin arriesgar.

  

El tanto de Rakitic en el arranque de la segunda mitad abrió la lata contra un Betis con uno menos y sin capacidad de reacción. La ilusión del Villamarín por llevarse una alegría en una complicada temporada, con la reciente derrota ante el Sevilla, se esfumó del mismo modo que crecieron las opciones del campeón de defender su título. Espanyol y Granada son las finales ahora del Barça.