El experto del CSIC Victor de Lorenzo, en el Consejo Asesor en Ciencia y Tecnología de Barroso

El experto español en biología molecular e ingeniería genética del Centro Nacional de Biotecnología del CSIC Victor de Lorenzo formará parte del Consejo Asesor en Ciencia y Tecnología que asesorará directamente al presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso, para identificar las áreas científicas con mayor potencial para contribuir al crecimiento en Europa.


BRUSELAS, 27 (EUROPA PRESS)



De Lorenzo es el único experto español en el Consejo Asesor, que cuenta en total con quince miembros, que ya se han reunido por primera vez en Bruselas.

El presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso, ha recordado que "la ciencia y la innovación son los motores clave para la competitividad europea, el crecimiento económico y la creación de nuevos empleos" y ha precisado que el Consejo Asesor "identificará las cuestiones de valor donde la ciencia, la investigación e innovación pueden contribuir a apoyar el desarrollo futuro en Europa".

El Consejo Asesor es un grupo "independiente e informal" de expertos "extraordinarios" en ciencia y tecnología procedentes del mundo de la academia, la empresa y la sociedad civil y distintas disciplinas, cuyos miembros han sido seleccionados por el propio Barroso, en función de su reputación y experiencia y "en consultación" con su asesora científica principal, la experta en biología escocesa Anne Glover, nombrada en enero de 2012.

El principal objetivo del Consejo será "asesorar directamente" al presidente del Ejecutivo comunitario sobre "cómo crear el entorno adecuado para la innovación" en Europa, así como "las oportunidades y riesgos" derivados del progreso científico y tecnológico y cómo promover un debate público "para garantizar que Europa no pierda el barco y continúe siendo un líder global de tecnologías pioneras", centradas sobre todo en abordar los desafíos de la sociedad actuales, ha informado el Ejecutivo comunitario en un comunicado.

El Consejo Asesor ha sido creado para contribuir a una política europea en ciencia y tecnología "más basada en las pruebas" y para promover igualmente el desarrollo de la ciencia y la tecnología en Europa mediante una mayor transferencia del conocimiento del mundo científico a la industria.