El etarra Valentín Lasarte abandona la prisión de Zaballa tras cumplir 19 años de condena

Etarra Valentín Lasarte

Miembro del 'comando Donosti' en los 90, sale de la cárcel después de haber sido condenado a más de 300 años por siete asesinatos.

El miembro de ETA Valentín Lasarte, asesino del 'popular' Gregorio Ordóñez y del socialista Fernando Múgica, ha abandonado este lunes la prisión alavesa de Zaballa, acompañado de su esposa y otros familiares, tras cumplir 19 años de condena.


La familia del etarra se ha presentado en la prisión a las 8.00 horas de este lunes y Lasarte la ha abandonado sobre las 8.20, como copiloto en el Peugeot 206 blanco que conducía su esposa.

Los medios de comunicación han intentado abordarle en el aparcamiento de la cárcel, pero Instituciones Penitencirias y la Ertzaintza no permiten a los cámaras apostarse en el lugar y sólo han podido grabar imágenes del vehículo cuando ya abandonaba la zona.

Lasarte era uno de los disidentes de la organización terrorista acogido a la denominada 'Vía Nanclares', pero en su curriculum criminal hay algunos de los asesinatos más simbólicos de ETA como el que acabó con la vida del líder del PP vasco, Gregorio Ordóñez o el socialista Fernando Múgica.

"Lo que me produce impotencia es que al asesino de mi hermano jamás se le haya pedido la colaboración y jamás se le haya interrogado. Esta es la Justicia que tenemos en España, nos debería hacer reflexionar. Sale con dos años y siete meses por cada una de sus víctimas. Esto sólo ocurre en España", lamentó Consuelo Ordóñez en declaraciones a Europa Press tras conocer la pasada semana que el asesino de su hermano saldría de prisión.

A LAS ÓRDENES DE 'TXAPOTE'

Lasarte fue miembro del 'comando Donosti' de ETA a mediados de los años noventa a las órdenes del que fuera jefe militar de la banda en esos momentos, Francisco Javier García Gaztelu, 'Txapote'. Fue condenado a más de 300 años de cárcel por participar en un total de siete asesinatos terroristas.

Pese a este pasado, Lasarte llevaba años expulsado de ETA y se le habían concedido varios permisos de salida de la cárcel (queda en libertad con un permiso solicitado y pendiente de decisión). Algunos de ellos generaron polémica, como el que disfrutó en mayo de 2013 en Lodosa (Navarra).

Durante los días que duró aquel permiso, Lasarte tenía que acudir a firmar a diario al cuartel de la Guardia Civil donde trabajaban agentes que en 1995 sufrieron el atentado contra la Casa Cuartel de Arnedo (La Rioja). Aquel atentado fue atribuido al 'comando Donosti' de ETA del que él formaba parte en aquel momento.

LAS VÍCTIMAS DENUNCIABAN QUE NO COLABORABA

Desde las víctimas se denunciaba la concesión de estos permisos al entender que para ello es preciso que los terroristas cumplan con todos los requisitos que marca la ley, incluyendo la colaboración con la Justicia.

Durante un juicio celebrado en 2014, Lasarte evitó incriminar a su ex compañero terrorista Juan Ramón Carasatorre, alias 'Zapata', en el asesinato al brigada del Ejército Mariano de Juan Santamaría el 10 de abril de 1995. Durante la sesión del juicio en el que compareció como testigo, alegó haber olvidado detalles del atentado ya que había "dejado atrás esa etapa" tras haberse desvinculado con la banda por su disconformidad con la "continuación de la lucha armada".