El Estado inyectará fondos a través del FROB en Caja España-Duero y se convertirá en su máximo accionista

Caja España-Duero podría acabar siendo subastada si no logra la fusión con Unicaja

La decisión parece dejar una única salida para la caja castellanoleonesa: sólo la fusión con Unicaja la salvaría de una futura subasta.

En la tarde de ayer, la conocida como 'Troika' (integrada por la Comisión Europea, el FMI y el Banco Central Europeo), el Banco de España y el Ministerio de Economía, acordaron que será el Estado quien inyectará capital en Caja España-Duero, a través del Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB), lo que le convertirá en su mayor accionista.

Las cifras exactas de participación, que en el caso de la caja castellana podría superar el 80% según fuentes del sector, no se conocerán hasta que se realicen todas las valoraciones de las entidades, que habrán de elaborar organismos independientes, al parecer a comienzos de 2013.

Caja España-Duero podría, si la fusión con Unicaja no llega a buen puerto, seguir el camino que antes recorrió CaixaCatalunya y acabar siendo subastada.

A pesar de que el proceso de fusión se ha dado varias veces por estancado, desde la entidad castellanoleonesa siempre se ha defendido que el proceso se completaría, y que este es el escenario con el que se trabaja, pero hasta ahora no había habido una decisión de Bruselas tan determinante. Si Bruselas ha optado por incluirla, junto con BMN, entre las entidades o grupos que recibirán los fondos del FROB provistos para 'rescatar' a los 'náufragos' del proceso de fusiones, las opciones de que el proceso se complete de forma satisfactoria para los intereses de Caja España-Duero, se alejan cada vez más.

Noticias relacionadas