El Ejecutivo ultima un nuevo acuerdo para "reducir" los 'puentes' de cara al ejercicio 2014

"estos cambios han de introducirse de la manera más ordenada posible"
La vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, ha avanzado que el Gobierno espera cerrar para final de año un acuerdo con los agentes sociales, la Conferencia Episcopal y las comunidades autónomas para trasladar algunos de los festivos que caen entre semana al lunes, lo que implicaría una "reducción" de los llamados 'puentes', para hacer "más eficaz" el calendario laboral.

En rueda de prensa tras el Consejo de Ministros, Sáenz de Santamaría ha confirmado que se están desarrollando negociaciones "a tres bandas" para alcanzar este acuerdo, fundamentalmente desde el Ministerio de Empleo.

La vicepresidenta del Gobierno ha señalado que estos cambios han de introducirse de la manera "más ordenada posible", para lo que, ha añadido, beneficiará la disposición de los festivos en el calendario para 2013.

Así, en 2013 "son pocas las fiestas que caen entre semana", ha recordado para añadir que, por tanto, el calendario para ese año "viene ordenado por sí mismo, salvo en el caso de alguna festividad de naturaleza autonómica".

Esta circunstancia permitirá trabajar "en profundidad" en ese acuerdo y poder hacer "una reforma de calado", ha añadido la vicepresidenta, sugiriendo así que todo cambio entraría en vigor para el calendario laboral de 2014.

LOS AGENTES SOCIALES YA PACTARON SU PROPIO ACUERDO
Por su parte, patronal y sindicatos ya alcanzaron un acuerdo durante las negociaciones a las que les instó el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, en enero de 2012, antes de aprobar la reforma laboral, para trasladar al lunes las festividades de la Asunción (15 de agosto), Todos los Santos (1 de noviembre) y la Constitución (6 de diciembre).

Sobre las negociaciones a las que ha aludido la vicepresidenta del Gobierno, fuentes sindicales han indicado a Europa Press que el Ejecutivo no se ha puesto en contacto aún con las centrales para tratar esta reforma del calendario laboral, y se han remitido a aquel acuerdo alcanzado con la patronal.

Por su parte, la Conferencia Episcopal viene asegurando que no va a "adelantar acontecimientos ni dar una respuesta" hasta que no haya propuestas concretas sobre la reforma planteada por el Gobierno.