El drama de los desahucios: reagrupamiento familiar y economía sumergida

La Plataforma, reunida en Salamanca (Foto: Chema Díez)

La plataforma Stop Desahucios ha denunciado en Salamanca que la crisis y el hecho de quedarse sin vivienda lleva a muchas familias a reagruparse y a vivir en economía sumergida por temor a un embargo de sus cuentas bancarias.

El reagrupamiento de las familias o la economía sumergida son dos de las consecuencias más sangrantes de la crisis y de los desahucios en Castilla y León y España. Al menos eso es lo que ha denunciado en Salamanca la Plataforma Stop Desahucios en el marco de su asamblea regional, que ha reunido a representantes de todas las provincias para buscar nuevas soluciones a un problema que afecta a más familias de las que pueda parecer en un primer momento.

 

Así, y según ha denunciado uno de los representantes de la plataforma en Salamanca, Andrés Álvarez, la situación provocada por los desahucios "lleva a mucha familias a un reagrupamiento, o lo que es lo mismo, a que hijos y padres se unan par volver a casa de sus abuelos, en el mejor de los casos, si los tienen. Parece que la administración no lo ve o no lo quiere ver", indicó.

 

Pero éste, no es el único drama de los desahucios ni de la crisis económica que lleva a esta situación al famoso dicho: "La pescadilla que se muerde la cola". En la actualidad, "los bancos dicen que ya no desahucian, pero es solo una estrategia porque lo que hacen es embargar bienes no judiciales como las nóminas o las cuentas bancarias, no solo de los propios afectados, también de los familiares que puedan ayudar a las víctimas de la crisis. Si quitas los ingresos, ¿qué queda?", explica.

 

Por este motivo, la economía sumergida comienza a aflorar para evitar este tipo de problemas y poder pagar una vivienda digna y esquivar así una situación que afecta a cientos de personas en Salamanca y miles en Castilla y León. Quizá más cerca de lo que pensamos...