El Dortmund, menos poderoso, igual de competitivo

El Real Madrid volverá a toparse con el Borussia Dortmund, en esta ocasión en los cuartos de final de la competición que el equipo blanco afrontará en busca de la revancha de lo sucedido del año pasado en las semifinales ante un rival, en teoría menos poderoso, pero igual de competitivo.

El conjunto blanco cayó eliminado a las puertas de la gran final de Wembley ante el conjunto 'borusser', posteriormente subcampeón en la primera final alemana de la historia ante el Bayern, después de una eliminatoria decantada por el duro 4-1 del Signal Iduna Park, con el recordado 'póker' de Robert Lewandowski.

Aquella fue la segunda visita en esa temporada del equipo madridista al esplendoroso recinto del Dortmund, sumando también un revés en la realizada en la fase de grupos, en esta ocasión de forma más ajustada (2-1). En total, el Real Madrid ha visitado cuatro ocasiones al Borussia y nunca ha ganado, por lo que el estadio de los de Jurgen Klopp está entre los protagonistas de la falta estadística de la entidad en Alemania con 18 derrotas en 26 visitas.

Por ello, la ida en el Bernabéu será clave para deshacerse de un rival que, aunque no tiene un potencial tan atemorizante como el de 2012-2013, sigue fiel a sus principales premisas, la primera de ellas su tremenda competitividad en la 'Champions'.

Y es que la gran campaña del año pasado del conjunto 'borusser' provocó que sus principales figuras fueran 'tocadas' por su gran rival en la Bundesliga, el Bayern, que le arrebató a uno de los componentes del 'tridente' ofensivo, Mario Goetze. Esto dejó sola a la dupla Robert Lewandowski-Marco Reus, aunque el polaco ya está fichado por los de Pep Guardiola para la campaña que viene.

El delantero sigue siendo la gran referencia ofensiva del Dortmund y ya le hizo mucho daño al Real Madrid (5 goles de los 8 encajados) en todos los enfrentamientos, donde fue un quebradero de cabeza para los centrales, incapaces de frenarle en el área, donde mejor se mueve. Sin embargo, sólo podrá hacerlo en la vuelta, porque está sancionado, lo que merma aún más el potencial del que dispone Klopp.

El técnico germano lleva toda una temporada haciendo juegos malabares para hacer las alineaciones, debido a los múltiples problemas físicos que ha sufrido. Así, además de compensar la baja de Lewandowski, tampoco podrá tener a otros jugadores claves en los cruces con el Real Madrid como el central Subotic, el 'cerebro' Gundogan, el mediocentro Sven Bender, el lateral Schmelzer y el polaco Blaszczykowski, los cuales no estarán todo el cruce salvo milagrosa recuperación.

El campeón de Europa de 1997 no cuenta con una plantilla excesiva amplia y, además de la calidad de Reus y Mkhitaryan, la experiencia atrás del capitán Hummels y la sobriedad de Weidenfeller, o el rendimiento que pueda dar el exmadridista Nuri Sahin, lejos de su mejor versión, apelará a su buen físico y mentalidad 'alemana' para competir sean cuales sean las condiciones.

Menos poderoso, ha sido capaz de batir claramente al Bayern de Múnich en la Supercopa alemana, algo de lo que pocos pueden presumir este año, y de superar un complicado primer grupo con Arsenal y Nápoles, muestra de que pueden crearle complicaciones a los de Carlo Ancelotti y de, al menos, llegar con vida a un Signal Iduna Park que lleva en volandas siempre a los suyos con su aliento.