El dolor de la Virgen de las Angustias presidió la Procesión del Silencio

Ver album

A las 20.30 horas de este Miércoles Santo salía de la Iglesia de San Nicolás la Procesión del Silencio, organizada por la Cofradía de Nuestra Señora de las Angustias

Los cofrades de la Hermandad de Nuestra Señora de las Angustias, ataviados con túnica azul, cíngulo, capuchón y capa blancos, acompañados por Banda de Cornetas y Tambores Santísimo Cristo Amarrado a la Columna, 'El Amarrado', y la Banda de Cornetas y Tambores Cristo del Despojo de Valladolid, han acompañado a sus tres pasos hasta la Catedral de Ávila

 

La dura orografía de la capital abulense se ha hecho patente, sobre todo para los más pequeños, en un recorrido que ha transcurrido por la Plaza de San Nicolás, calle Burgohondo, Plaza del Rollo, calle Las Damas, calle Nuestra Señora de Sonsoles, calle Francisco Gallego, Paseo del Rastro, Plaza de Santa Teresa, calle San Segundo, Arco de la Catedral y Plaza de la Catedral, hasta finalizar su itinerario en la Catedral del Salvador.

 

MIles de abulenses se han congregado en las calles para contemplar a la Virgen de las Angustias, talla de la Escuela Castellana del siglo XVI que representa una Piedad que sostiene en sus brazos el cuerpo inerte de su Hijo recién bajado de la Cruz, precedida en el cortejo por el Santo Cristo Arrodillado, Nazareno con la Cruz al hombro a punto de caer, y el Santísimo Cristo de la Agonía, un crucificado adquirido en la madrileña Casa Garín a principios de los 80.