El delegado territorial sitúa la "intervención humana" tras el origen del fuego de Cebreros

Las llamas afectan también al término de El Hoyo de Pinares, donde se desalojó una aldea 'hippie'.

El delegado territorial de la Junta de Castilla y León en Ávila, Francisco José Sánchez, ha apuntado este domingo que el origen del incendio forestal que afecta al término municipal de Cebreros desde la tarde del sábado estaría en la "intervención humana", si bien ha manifestado que habrá que esperar a las investigaciones para confirmarlo.

  

Sánchez ha acudido al Puesto de Mando Avanzado, donde ha efectuado una primera valoración de la situación del suceso, cuya "evolución favorable" en las últimas horas ha permitido rebajar de 2 a 1 el nivel de alerta según el sistema Infocal -escala de 0 a 3-.

  

El fuego ya había sido declarado de nivel de gravedad 1 a las 18.07 horas del sábado pero se incrementó a nivel 2 a las 19.15 horas, ya que la proximidad de las llamas obligó a cortar una carretera provincial AV-562, que ya ha sido reabierta al tráfico, y a desalojar un poblado 'hippie', situado en el término municipal vecino de El Hoyo de Pinares.

  

Bajo la coordinación del director técnico de extinción de la Junta de Castilla y León, los trabajos se han prolongado durante toda la pasada noche, ayudados por la mejoría en las condiciones meteorológicas con la menor intensidad del viento para hacer frente a las llamas, lo que ha permitido contener el avance del incendio en la mayor parte de su extenso perímetro. No obstante, el peligro de que a lo largo del día se puedan reavivar las llamas es "muy alto", por lo que el operativo se mantendrá trabajando en todo el perímetro, que puede alcanzar los 15 kilómetros.

  

En estos momentos, según han informado a Europa Press fuentes de la Junta de Castilla y León y del Ministerio de Agricultura, actúan más de 550 personas entre medios del operativo de incendios de la Consejería de Fomento y Medio Ambiente de la Junta de Castilla y León, la Comunidad de Madrid y el Gobierno de España (Magrama y UME).

  

Además de los efectivos de la provincia de Ávila, la Junta de Castilla y León ha movilizado medios de las provincias de Burgos, Segovia y Valladolid. Entre ellos figuran cinco helicópteros llegados desde Madrid, dos de Pinofranqueado (Cáceres), otros dos de La Iglesuela (Toledo), así como de Piedralaves, Cebreros, Puerto del Pico (Ávila), Coca (Segovia), Plasencia (Cáceres); junto con dos aviones anfibios de la base aérea de Matacán (Salamanca), otros tantos de Torrejón (Madrid), y una aeronave de coordinación procedente de la base salmantina.

  

En cuanto a personal terrestre, trabajan en Cebreros seis técnicos de la Junta, tres de la Comunidad de Madrid; 12 agentes medioambientales, cinco grupos de especialistas, seis brigadas, tres máquinas bulldozer, 18 autobombas, otras tantas cuadrillas de tierra, una dotación de la Guardia Civil, y bomberos municipales.

 

Se ha activado, además, un Puesto de Mando Avanzado de Madrid, un Puesto de Mando Avanzado de la Agencia de Protección Civil de Castilla y León, y la Unidad Meteorológica y de Transmisiones del Magrama, y  tres unidades de intervención de la UME procedentes de Madrid y León de las que forman parte 256 efectivos. El Gobierno de Castilla-La Mancha también ha ofrecido medios para el operativo.

Noticias relacionadas