El delegado del Gobierno muestra su satisfacción por colaborar en el bienestar de Castilla y León

Ha dedicado un recuerdo para todas aquellas personas que en estos momentos lo están pasando mal por falta de trabajo o de recursos económicos

El Delegado del Gobierno en Castilla y León, Ramiro Ruiz Medrano, ha expresado su satisfacción de colaborar en el desarrollo del país desde hace siete meses y medio (230 días), “después de que el Gobierno de España depositó su confianza en mí” y de “participar activamente en el día a día por el bienestar de Castilla y León”, aunque ha iniciado su intervención con un recuerdo especial a todas aquellas personas que en estos momentos lo están pasando mal por falta de trabajo o de recursos.

La principal preocupación del Gobierno y del delegado es, según ha declarado, los 216.000 parados de Castilla y León y los empresarios y autónomos que, debido a la situación económica, no han podido continuar con sus negocios e iniciativas emprendedoras.

Sin la intención de hacer un análisis del devenir de estos meses, Ramiro Ruiz Medrano analiza el transcurso de las últimas semanas y se muestra abierto a cualquier cuestión que pudiera surgir.

En al menos seis ocasiones, el delegado del Gobierno ha tenido ocasión de conocer “un poco más” nuestras provincias, las inquietudes y problemas de los ciudadanos de la Comunidad.

Consolidación fiscal y reformas estructurales para el crecimiento económico y el empleo
El delegado del Gobierno recuerda los ejes de trabajo del Gobierno de España en los últimos meses. Por un lado, la consolidación fiscal, que permite reducir los recursos destinados al pago de la deuda pública (dedicándolos a usos más productivos), liberar recursos financieros para que fluyan hacia la economía real y recuperar la confianza en la estabilidad de nuestras cuentas. Por otro lado, establecer reformas estructurales encaminadas al crecimiento económico y la creación de empleo.

Austeridad, garantía de servicios públicos y consolidación de políticas sociales
“La austeridad debe ser un eje fundamental para recuperar la confianza como base del crecimiento económico”, ha afirmado el Delegado. “La situación económica del país es mala, muy mala –constata., y no sólo lo estamos viendo, sino que lo estamos sufriendo y padeciendo”.

Por ello, el objetivo principal del Gobierno es “recuperar el crecimiento y la creación de empleo”. Para conseguir estos fines, el Gobierno ha animado a las Comunidades Autónomas y Ayuntamientos, también a los agentes políticos, sindicales, empresariales… a que adopten unas medidas apoyadas en el ahorro y la sostenibilidad de las políticas sociales: aplicando ahorro en los medicamentos y sostenimiento en función de la renta; evitar abusos como el del turismo sanitario; poniendo en marcha un plan de pago a proveedores (100.000 pymes beneficiadas), garantizar los servicios públicos, y otras reformas pendientes en cuanto a la justicia, el alquiler de viviendas, la energía, flexibilización de horarios comerciales, la racionalización y sostenibilidad de las Administraciones públicas…

Según Ramiro Ruiz Medrano, los retos del Gobierno para llevar a cabo éstos y otros planteamientos se encaminan a cambiar lo que no funciona a través de la reforma laboral, la reforma del sistema financiero, la recuperación de la confianza en el sector, la transparencia del sistema…

En cuando a las prestaciones por desempleo, el objetivo es garantizar la sostenibilidad del sistema y corregir las deficiencias que pudiera tener, y ajustar las prestaciones, que no afectan a los actuales perceptores ni a la duración ni a los topes mínimos.

Respecto a educación está en proceso una reforma más adaptada a la realidad social, y en cuanto a pensiones, el Gobierno remitirá al Pacto de Toledo una propuesta para garantizar la sostenibilidad del sistema político de pensiones.