El CSD acusa a Villar de no dejar auditar a la RFEF

Ángel María Villar

El Consejo Superior de Deportes (CSD) se defendió de las acusaciones vertidas por la Real Federación Española de Fútbol (RFEF) diciendo que el ente presidente por Ángel María Villar no se deja auditar, además de destacar su nula colaboración cuando han sido requerida.

El CSD contestó a la petición de la Federación Española, que realizará un escrito a la UEFA para solicitar la destitución de Miguel Cardenal. El Consejo recordó a la RFEF que si considera que alguna actuación no se ajusta al ordenamiento jurídico, "tiene a su disposición instrumentos para exigir el estricto cumplimiento de la Ley".

"Ese sometimiento a la Ley es el que obliga al Consejo Superior de Deportes a actuar con la máxima diligencia en la fiscalización del empleo de los recursos económicos, y por eso se invita a la RFEF a que de una vez colabore con los auditores externos, a los que hasta este momento no ha permitido completar su trabajo respecto del ejercicio de 2013", indican.

"Y se le invita igualmente a que acepte que los expedientes de reintegro en curso sólo pueden resolverse de acuerdo con lo dispuesto en la normativa de subvenciones, sin que quepan tratos de favor, ni se pueda calificar de injerencias el ejercicio obligado para el Consejo Superior de Deportes de las responsabilidades atribuidas por la Ley", añaden.

Una situación que ha venido empeorando desde que la RFEF rompió relaciones "hace ya muchos meses" con el CSD. "La RFEF suspendió toda relación con el CSD, tanto personal como institucional, dejando de contestar a cualquier escrito, invitación a reuniones y convocatorias, lo que efectivamente impidió que se le pagara el año pasado el 1% de las quinielas, pese a los reiterados intentos del CSD", explicó el Consejo.

Además, el organismo presidido por Miguel Cardenal dijo que "entre las falsas acusaciones que contiene la comunicación aludida, especialmente injusto es que la incomprensible actuación de la RFEF, que ha dañado al fútbol aficionado, se quiera atribuir al CSD", sin recordar el capítulo que mantuvieron tras el fallecimiento de un seguidor del Deportivo en Madrid Río con motivo del Atlético-Depor de Liga.

"Se invita a la RFEF y a sus dirigentes a que no confundan con artificiales enfrentamientos los retos que institucional y personalmente les pueda estar planteando el cumplimiento de las normas sobre justificación de subvenciones, transparencia y auditoría, y que normalicen su actuación y relación con los diferentes organismos, incluido el CSD, algo imprescindible para el servicio que le está encomendado y el fútbol merece", finaliza el CSD.