El contagio se pudo producir al quitarse el traje de aislamiento

Foto: E.P.

Sanidad reconoce puntos débiles a la hora de seguir el protocolo de actuación en caso de ébola. Una de las hipótesis apunta a fallos en la manipulación del traje. Sobre las críticas, asegura que los profesionales han sido informados "y muchos de ellos" han recibido formación.

El Ministerio de Sanidad confía en tener "pronto" el resultado de la investigación sobre las causas por las que pudo infectarse de ébola una auxiliar de enfermería y una de las hipótesis en las que trabaja es que el contagio se haya podido producir en el momento de quitarse el traje de aislamiento, según ha informado a Europa Press el coordinador del centro de Alertas y Emergencias del Ministerio de Sanidad, Fernando Simón.

 

"Es difícil todavía decidir o tener certeza de lo qué sucedió, forma parte de una investigación, los resultados estarán pronto", ha explicado Simón en declaraciones a la COPE recogidas por Europa Press. El responsable sanitario ha admitido que las "hipótesis son muchas" y ha reconocido la existencia de "puntos débiles en los procedimientos de aplicación del protocolo".

 

En este sentido ha apuntado como una de las hipótesis en las que se trabaja en el momento de "quitarse el traje" pero ha precisado que  existen otras "relacionadas con supervisión del proceso, riesgos en la manipulación, pinchazos, o estar en contacto con fluidos que no se debería producir pero, por error, se pudo acceder a este tipo de material; todos estos procedimientos deberán investigarse".

 

Simón ha recordado que las prioridades ahora son el estado de la trabajadora enferma, garantizar que no hay riesgo para la población y en tercer lugar saber qué es lo que sucedió y que provocó el contagio.

 

En cuanto al sacrificio del perro de la auxiliar contagiada por ébola, el coordinador del centro de Alertas del Ministerio se ha mostrado convencido de que "había que actuar". Según explicó el experto, en investigaciones realizadas en una epidemia de ébola en Gabón, el 32 por ciento de los perros de una aldea se infectaron y no mostraron síntomas, lo que podría "suponer un problema a la hora de controlar la epidemia porque no se sabe si (los animales) pueden ser transmisores".

 

Por este motivo, el responsable sanitario ha explicado que "con el perro había que actuar y si la solución era aislarlo o sacrificarlo es una cuestión que compete más a los veterinarios, nosotros pusimos la evidencia sobre la mesa para razonar sobre los riesgos y tomar medidas".

 

 Sobre las críticas por la falta de formación de los profesionales para enfrentarse a la enfermedad, el responsable sanitario ha explicado que los hospitales llevan recibiendo información sobre el ébola desde el 4 de abril. "Todos han recibido información y muchos de ellos formación", ha indicado. En el caso del personal que trabajó con los dos misioneros repatriado "todo el personal estaba bien informado y había recibido formación".

Noticias relacionadas

¿Cree que la ministra Ana Mato debe dimitir por la gestión del primer contagio de ébola en España?