El Consorcio subraya que “tratar residuos es siempre un proceso deficitario”

En el CTR de Urraca Miguel se realiza el proceso de tratamiento para separar los subproductos de la bolsa amarilla y de la bolsa resto por 43 operarios. Los costes superan a los ingresos, “y separando en origen se consigue que esa diferencia sea menor”. Además, los ciudadanos, separando en origen, facilitan que se cumplan los objetivos de reciclaje que imponen las distintas legislaciones en la materia

El Centro de Tratamiento ubicado en Urraca Miguel gestionado por el Consorcio Provincial Zona Norte y la concesionaria Urbaser, acomete el proceso de tratamiento de los residuos, dando gracias a los ciudadanos que separan en origen, en la bolsa amarilla que se deposita en el contenedor amarillo, y la bolsa resto que va al contenedor gris. Todos los productos de ambas bolsas son separados por 43 operarios en la cadena de triaje del centro.

 

El proceso de tratar residuos es siempre deficitario, ya que los gastos son muy superiores a los ingresos, cifrándose en el pasado ejercicio de 2012 los costes de explotación en 2.826.990, 95 euros. En este mismo período los ingresos por venta de subproductos tanto de la bolsa amarilla como de la bolsa resto, de la energía eléctrica generada y de compost ascendieron a 974.297,60 euros, lo que significa que ha habido un resultado de explotación deficitario que asciende a 1.852.693,35 euros.

 

Desde el Consorcio provincial Zona Norte señalan que “los 43 trabajadores de la planta realizan una labor de separación de subproductos procedentes de la bolsa amarilla, que tienen un mayor valor en el mercado que los subproductos recuperados de la bolsa resto, por la limpieza de la que carecen los envases que van a esta. Con la gran ayuda de los ciudadanos de separar en origen, se ayuda a reducir el coste de tratamiento y a cumplir con las leyes nacionales y comunitarias sobre  reciclaje”.

 

Los 43 operarios que trabajan en el Centro de Tratamiento de Residuos (CTR) de Urraca Miguel separan la bolsa amarilla o de envases en aluminios, cartón bebidas, férricos, plásticos mezcla, polietileno de alta densidad, Pet y Polietileno de baja densidad, necesitan, por tanto, menos tiempo de manipulación y aumenta el rendimiento de cada operario.

 

Y por la bolsa resto, en la que también hay cartón bebidas, férricos, Polietileno de alta densidad (botella de suavizante), Pet (botella de agua), Polietileno de baja densidad (bolsa de plástico), papel cartón, plástico mezcla, polipropleno y vidrio mezclados con los restos orgánicos de comida, por los que el tiempo de manipulación es muy superior y por consiguiente más costoso.

 

El CTR, además abona la ecotasa exigida por la Junta de Castilla y León que ascendió en el ejercicio anterior a 340.173,12 euros.

 

Es decir, por el proceso de tratamiento, gracias a la separación en origen en la bolsa amarilla o de envases por los ciudadanos de Ávila y provincia, y de todas las ciudades de España o del mundo, se ayuda a reducir los precios de coste y a cumplir con los objetivos de reciclaje que exige la distinta legislación.

 

La aportación que entre todos hacemos al mantenimiento del medioambiente forma parte de la nueva conciencia ciudadana de mejorar la vida del planeta. Con la gestión integral de los residuos sólidos urbanos se ha conseguido eliminar los vertederos que existían en todos los pueblos que eran un foco de atracción de posibles infecciones y que hoy, gracias al sellado de los mismos, el paisaje de los pueblos de Ávila no guarda esas desagradables sorpresas.

 

El Consorcio Provincial Zona Norte es un ente constituido por el Ayuntamiento de Ávila, la Diputación Provincial y por los municipios y mancomunidades al norte de la sierra de Gredos, que da servicio a 135.000 abulenses.