El consejero de Sanidad de la Junta se pregunta "si es razonable" obligar a una mujer a mantener su embarazo

El consejero de Sanidad de la Junta de Castilla y León, Antonio María Sáez Aguado, ha pedido llegar a "un consenso" ante el anteproyecto de ley del aborto y esperar a lo que indique el Tribunal Constitucional sobre este asunto al mismo tiempo que se ha preguntado "si es razonable" obligar a una mujer a mantener su embarazo cuando no quiere

"Yo también me pregunto si es razonable obligar a una mujer a mantener su embarazo cuando no lo considera, cuando no lo quiere, y los problemas que eso puede suscitar", ha manifestado en declaraciones a los periodistas antes de inaugurar el consultorio médico local de El Tiemblo.

 

Sáez Aguado ha recordado que, en la misma línea que el presidente de la Junta, Juan Vicente Herrera, es partidario de pedir "mayor grado de consenso" para "corregir, en la medida de lo posible, algunos de los supuestos que se han anunciado" en el anteproyecto.

 

También ha abogado por esperar a la doctrina Constitucional "para evitar vaivenes en la regulación de una materia que es tan sensible para el conjunto de la sociedad".

 

En su opinión, los debates merecen que este anteproyecto de ley alcance "un mayor consenso social" en la medida de lo posible y también un "mayor consenso político", a la vez que ha llamado a hacer compatibles los derechos del no nacido y los de la mujer embarazada.

 

Tras reconocer que la vigente ley había provocado debates, el consejero de Sanidad ha admitido que la de 1985 "había sido bien asumida por la sociedad" mientras que el anteproyecto actual suscita "dudas razonables en diferentes aspectos".