El Congreso rechaza, con votos de PP y UPyD, retirar de la LOMCE las alusiones al catalán y a la invasión competencial

Ministro Wert
Gran parte de la oposición pide la dimisión de Wert y ERC que retire su afirmación de "querer españolizar a los niños catalanes"


MADRID, 18 (EUROPA PRESS)

El Pleno del Congreso ha rechazado, con los votos en contra de PP, UPyD, UPN y Foro de Asturias, la moción impulsada por CiU para que el ministro de Educación, José Ignacio Wert, retire del borrador de la Ley Orgánica de Mejora de la Calidad Educativa o LOMCE aquellas disposiciones que afecten al régimen lingüístico y las que impliquen una invasión competencial. El resto de grupos parlamentarios han votado a favor de la misma, aunque la iniciativa finalmente no ha salido adelante.

Se trata de una moción, consecuencia de la interpelación que el pasado miércoles debatió en la Cámara Baja el titular de Educación con el líder de los nacionalistas catalanes en el Congreso, Josep Antoni Duran i Lleida, y en la que éste comparó el "ataque al catalán" que achaca a Wert con los "intentos" que ya emprendieron Franco y Felipe V por acabar con esta lengua.

Así las cosas, la portavoz 'popular' en la materia, Sandra Moneo, ha defendido que el Gobierno "no piensa retirar del borrador" de la reforma educativa esos aspectos referentes al castellano como lengua vehicular en la enseñanza y que han suscitado el 'revuelo' en la comunidad catalana, y "ni mucho menos" comparte que existan disposiciones en el borrador de reforma que impliquen una invasión competencial.

"No existen esas alusiones en el texto presentado por el Gobierno, que sí respeta las competencias del Estado y de las comunidades autónomas", ha insistido la 'popular', que ha destacado que el gran problema de la educación en España se corresponde con los 17 sistemas educativos que existen y que son "tan diferentes". "Por eso es necesaria una reforma como la planteada por la LOMCE, para homogeneizarlos", ha indicado.

UN PACTO POR LA EDUCACIÓN

En la iniciativa la formación nacionalista también reclamaba la adopción de un pacto de Estado por la Educación con las fuerzas parlamentarias y las administraciones competentes en materia educativa, que identificase los principales problemas de los que adolece el sistema educativo, así como las medidas a adoptar.

Respecto a esta petición, Moneo comparte la propuesta, si bien cree que no es necesario identificar los problemas que afectan al sistema educativo como aduce la iniciativa porque señala que estos, entre otros puntos, ya están contemplados en la LOMCE.

"La LOMCE está basada en esa detección y en la adopción de medidas que en países de éxito ya se han emprendido", ha insistido, a la vez que ha mostrado su sorpresa porque una ley orgánica, como la planteada, haga alusiones a una lengua concreta del Estado -- en referencia al catalán --, cuando su aplicación se va realizar sobre todo el territorio español.

Es más, ha defendido que la LOMCE contempla las sentencias de altos tribunales que defienden el castellano como lengua vehicular en la enseñanza. "Este grupo defiende un bilingüismo integrador y considera a las lenguas cooficiales del Estado un instrumento que enriquece la cultura. Nunca jamás debe ser utilizada una lengua como instrumento de confrontación y así sería deseable por su parte", ha sentenciado en referencia a CiU.

Por su parte, el 'número dos' de UPyD, Carlos Martínez Gorriarán, ha recordado al líder de CiU en el Congreso que, en contra de que la semana pasada defendió, "es una afirmación falsa que la UNESCO" avale el modelo de bilingüismo catalán en la enseñanza.

Eso sí, ha lamentado que Wert defendió en el debate de la semana pasada que la reforma educativa no atacaba la inversión lingüística y, a su juicio, desde que murió Franco "se está atacando constantemente a esa lengua materna".

¿UN PACTO POR LA EDUCACIÓN?

El portavoz de Educación de CiU en el Congreso, Martí Barberà, ha sido el encargado de defender la iniciativa en el Pleno, con el objetivo de que "se detecten realmente los problemas existentes en el sistema educativo para que entre todos seamos capaces de erradicarlos".

En su intervención ha defendido el bilingüismo catalán y el proceso de normalización lingüística, y que no sean utilizados de forma "sesgada" las sentencias del TC "porque quieren desnaturalizar el modelo de educación catalán".

Precisamente, los nacionalistas catalanes han mostrado su disconformidad con el anteproyecto de ley presentado por Wert desde el primer momento de conocer el texto. Precisamente, la consejera catalana, Irene Rigau, dio un plante hace un par de semanas al resto de consejeros autonómicos, así como al propio Wert, en la Conferencia Sectorial de Educación, en la que el ministro iba a presentarles el texto de reforma.

Por ello, el Ministerio emplazó el jueves de la semana pasada a la Generalitat a una reunión bilateral, con el objetivo de alcanzar algún acuerdo, de cara al encuentro de mañana miércoles con las comunidades autónomas, aunque sin ningún acuerdo entre ambas partes.

QUE WERT DIMITA YA

Desde la oposición han sido varios los portavoces parlamentarios que han solicitado la dimisión del titular de Educación. Así, Alfred Bosch, de ERC, ha reiterado que la reforma educativa es una ley que "atenta contra la convivencia lingüística" y con ella cree que existe el peligro de que no sea obligado en Cataluña conocer el catalán para acceder a la universidad, aparte de ser relegada la lengua a un tercer puesto en las asignaturas del colegio.

Además, considera que esta medida "retrocede" y permite ayudar públicamente a las escuelas que practiquen la segregación de género. Igualmente, ha criticado que la futura normativa haya sido redactada "a remolque" de la Conferencia Episcopal Española, al reintroducirse el temario que a su juicio los obispos solicitaban.

Por todo ello, ha pedido al ministro de Educación, José Ignacio Wert, que retire la expresión de querer españolizar a los alumnos catalanes por considerarla "lesiva". "Creo que hay que retirar esa expresión y la ley. Olvídense del tema, no hace falta la educación en los términos en los que la plantean y en última instancia, que Wert y el PP hagan un último favor a la humanidad y se retiren de todas sus funciones", ha concluido.

Joan Josep Nuet, de IU-ICV-CHA, ha recalcado por su parte que la LOMCE supone un "despropósito de dos patas" contra el modelo lingüístico de Cataluña, que también afecta a Baleares, además de considerar que éste profundiza en la mercantilización de la educación y en la privatización enseñanza pública.

"Si Franco no acabó en 40 años con la lengua catalana no lo va a hacer un ministro del PP. No pasarán señores del PP y a Wert le decimos también que lo mejor que puede hacer a la educación, a España y al pueblo de Cataluña es dimitir de forma inmediata", ha apostillado.

Por su parte, Albert Soler, diputado catalán del PSOE, opina que se trata de "una reforma más" que piensa en la jerarquía eclesiástica dentro de la educación y que pretende poner fin al modelo de éxito de la lengua catalana en la educación. "Estamos ante una reforma que crea problemas de menor osadía y no aporta soluciones", ha apostillado.

"Decía el señor ministro que volver a la religión a las aulas es una opción política pero el problema es que toda su reforma es una ideología conservadora y han optado por una cruzada ideológica que pone el riesgo el camino en la escuela. Necesitamos menos toros bravos y más ministros con amplitud de miras", ha concluido.