El complicado Do Dragao mide la euforia del Atlético

El equipo de Diego Pablo Simeone quiere mantener su gran momento de forma en un choque serio ante el competitivo Oporto.

 

POSIBLES ALINEACIONES

OPORTO: Helton; Danilo, Mangala, Otamendi, Alex Sandro; Fernando, 'Lucho' González, Quintero, Jackson Martínez, Josué y Licá.

ATLÉTICO DE MADRID: Courtois; Juanfran, Godín, Miranda, Filipe Luis; Koke, Gabi, Tiago, Arda; Leo Baptistao o Raúl García y Villa.

ÁRBITRO: Howard Webb (ENG).

ESTADIO: Do Dragao.

HORA: 20.45/TVE.

El Atlético de Madrid afrontará este martes (20.45 horas/La1) ante el Oporto portugués el segundo envite de la fase de grupos de la Liga de Campeones, en el Estadio do Dragao, en donde luchará con el que se presenta como su gran rival para el primer puesto avalado por el reforzamiento moral y deportivo que ha supuesto su brillante victoria en el derbi.

Sin apenas tiempo para disfrutar del importantísimo triunfo cosechado este fin de semana en el Santiago Bernabéu ante el Real Madrid, victoria con la que los 'colchoneros' firmaron el mejor arranque de temporada de toda su historia y pusieron fin a 14 años de sequía de victorias en los duelos ligueros ante el máximo rival de la ciudad, el equipo de Diego Pablo Simeone viaja ahora a un siempre complicado emplazamiento con la idea de mantener su imbatibilidad también en Europa.

Y es que el Oporto es un clásico del fútbol continental que se presenta como un nuevo examen para medir las aspiraciones del 'partido a partido' del Atlético. El conjunto de Paulo Fonseca es siempre muy difícil de abordar en su estadio y siempre ha sabido sobreponerse a la marcha de sus referencias año tras año (Falcao, James Rodríguez, Moutinho) para seguir siendo un rival muy competitivo, algo que en lo que rivalizará con su visitante.

Tal y como pasara ante el Zenit de San Petersburgo, de nuevo el técnico argentino no podrá con Diego Costa, clave el sábado y principal referencia ofensiva en este primer tramo de campaña, pero que deberá cumplir su último partido de sanción de la expulsión del año pasado en la Europa League.

Además, el 'Cholo' tampoco tendrá a su disposición, como sucediera en el derbi, con Mario Suárez, ni con Adrián, quien continúa con su proceso de recuperación de la fractura de pómulo que sufrió en la primera jornada ante los rusos. De este modo, Raúl García, centrocampista pero aliado con el gol en este inicio de temporada, y Tiago, se perfilan como los sustitutos del hispano-brasileño y del canterano, respectivamente.

El derbi también dejó dos dudas más en el Atlético. Aunque se han desplazado junto al resto del equipo, tanto Thibaut Courtois, con una contusión en el dedo índice de su mano izquierda, como sobre todo Diego Godín, quien salió de la victoria en el Bernabéu con un pequeño esguince de rodilla, podrían quedarse en el banquillo por precaución aunque todo parece indicar que nada evitará que el belga sea el guardián de los palos en Oporto. José María Giménez y el todavía inédito Toby Alderweireld podrían ser el sustituto del uruguayo.

EL OPORTO, SÓLIDO ATRÁS Y CON PROBLEMAS ARRIBA

Enfrente, un Oporto que en la primera jornada sacó con más oficio que buen fútbol su estreno en Viena gracias al tanto del veterano capitán 'Lucho' González, uno de sus pulmones en el centro del campo. En ese partido, los 'dragones', dos veces campeones de Europa, demostraron que les cuesta hacer gol, siendo el equipo que menos remató a puerta de toda la jornada de la 'Champions', aunque atrás también son fuertes con tan sólo tres goles encajados en su liga.

Con una base muy similar a la que el año pasado perdió en los octavos ante el Málaga, aunque sin dos piezas claves como James Rodríguez y Joao Moutinho, el equipo de Paulo Fonseca sabe que no puede fallar en su estadio, donde ya el año pasado derrotó a todos los rivales que pasaron por Do Dragao (PSG, Dinamo Kiev, Dinamo Zagreb y Málaga). El Atlético, por su parte, no pudo ganar ni marcar en sus dos últimas visitas al feudo portugués (0-0 en 2008/09- y 2-0 en 2009/10).

El técnico luso ya ha advertido que su rival será un hueso duro de roer y que hará falta paciencia para atacar su sobrio sistema defensivo y no dar concesiones que puedan provocar los rápidos contragolpes rojiblancos. Otra cosa a vigilar en los de Simeone será su pericia a balón parado, con un Koke en estado de gracia.