El Comité de Empresa y la dirección de Liberbank firman el nuevo ajuste de plantilla que afecta a 1.090 trabajadores

Una sucursal de Liberbank (Foto: Europa Press)

El acuerdo final incluye una propuesta de CSIF que amplía en 120 de personas el Plan de Bajas Voluntarias.

La dirección y el comité de empresa de Liberbank firmaron hoy el acuerdo que contempla el nuevo plan de ajuste que se llevará a cabo en los próximos meses y que afectará a 1.090  trabajadores de toda España  nacidos entre 1956 hasta 1964, ambos inclusive.

 

El nuevo plan de ajuste, que afectará al grupo creado por Cajastur-Banco CCM, Caja Cantabria y Caja Extremadura,  incluye una propuesta de CSIF que afecta a 970 trabajadores nacidos entre  1959 y 1964 y que ahora se ve ampliada en 120 personas  nacidas  en 1956, 1957 y 1958

 

Asimismo,  la entidad mantendrá la oferta de bajas voluntarias incentivadas a todo aquel trabajador que quiera acogerse con una indemnización de 30 días por año, hasta un máximo de 20 meses.

 

CSIF siempre ha buscado las fórmulas más beneficiosas para lograr que los ajustes  necesarios se lleven a cabo de manera voluntaria y la extensión del plan de bajas ofrecido a los nacidos en 1959 y 1960 también a los de 1961, 1962, 1963 y 1964.

 

Con estas premisas, tendrán cabida todas las bajas, lo que descartará cualquier medida traumática. Además, CSIF considera que la salida voluntaria de la mayor cantidad de personas de más edad en condiciones aceptables es la mayor garantía de mantenimiento de los puestos de trabajo de los compañeros y compañeras que siguen en activo.

 

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF), sindicato más representativo en las administraciones públicas y con presencia creciente en el sector privado y segunda fuerza sindical del Grupo Liberbank, valora de manera positiva el acuerdo alcanzado con la entidad ya que es una oferta “totalmente voluntaria” y beneficia a ambas partes.

 

La empresa, que desde 2010 ha realizado ajustes sobre cerca de un millar de trabajadores, sitúa esta nueva operación en el marco de un nuevo Plan comercial “con el objetivo de dotar a la Entidad de una estrategia y una acción comercial activa, dinámica y sólida en la búsqueda de un objetivo de rentabilidad del negocio minorista”.

 

El pasado 21 de abril la empresa comunicó el inicio de una “prueba piloto” con el objetivo de probar su eficacia y viabilidad antes de su implantación en toda la Red, lo que ha supuesto la comunicación de determinados cierres y movilidades de personal (19 oficinas distribuidas en Castilla La Mancha y Asturias con la reubicación de trabajadores). En este sentido, en los próximos meses deberá acometerse también el proyecto de descarga operativa y administrativa, lo que supondrá la externalización de un buen número de funciones y tareas operativas y administrativas.