El Colegio Medalla Milagrosa inició el sábado 24 de noviembre los actos de conmemoración de su Centenario

El colegio Medalla Milagrosa de Ávila celebra su centenario y para conmemorarlo se han programado diversos actos a lo largo de todo el curso 2012-2013. El acto de apertura de dicho centenario tuvo lugar el sábado 24 de noviembre de 2012
El pasado 24 de noviembre se celebró el acto de apertura del centenario del colegio Medalla Milagrosa con una Eucaristía en la iglesia de Santo Tomás presidida por el obispo de Ávila, el Excmo. Sr. Don Jesús García Burillo.

Entre los asistentes se encontraba la comunidad de las Hijas de la Caridad, distintos representantes de las comunidades de la diócesis abulense, las autoridades locales y los miembros de la comunidad educativa. Después de la eucaristía, tuvo lugar el descubrimiento de un monolito conmemorativo del centenario en el patio del colegio, que recordará a todos los miembros de la comunidad educativa que ya son cien años los que el centro lleva ofreciendo una formación integral a sus alumnos.

Este acto estuvo presidido por Sor Carmen Zaballos, visitadora provincial, Sor Eugenia González, consejera de enseñanza y responsable del equipo de titularidad, Sor María Teresa Villalobos, directora titular del colegio Medalla Milagrosa y el padre Fernando Casado, director de la provincia de San Vicente. Posteriormente, se enterró junto a este monolito un recipiente que contenía un diario local, un diario nacional, el plan anual del colegio del curso 2012-2013, el listado de las hermanas que han dirigido el colegio y la comunidad en estos cien años, una muestra de cada una de las monedas que se encuentran en curso actualmente y, por último, la medalla de la Virgen Milagrosa que perteneció a Sor María Vara Vara, directora del colegio durante veintiún años y que, sin duda, supo contagiar su espíritu emprendedor, entusiasta y entrañable tanto al colegio como a todos aquellos que tuvieron la dicha de conocerla.

Posteriormente, tuvo lugar el acto de inauguración en el auditorio de Caja de Ávila, un encuentro que contó con la presencia de varias personalidades abulenses. Este acto comenzó cuando Sor Mª Esther López Aguado, directora pedagógica del colegio Medalla Milagrosa, después de agradecer la presencia de todos los congregados, repasó las actividades previstas durante el curso 2012-2013 para celebrar el centenario y manifestó que el colegio, conjuntamente con la evocación de un pasado sembrado de aciertos, tiene sus miras puestas en un futuro al que debe enfrentarse con audacia y resolución.

A continuación, el alcalde de Ávila, D. Miguel Ángel García Nieto, afirmó que el colegio Medalla Milagrosa ha sido siempre un centro educativo de referencia en la historia de Ávila. Por su parte, el subdelegado del Gobierno, D. José Luis Rivas Hernández, felicitó al colegio por sus cien años de vida y manifestó sentirse orgulloso de que la provincia de Ávila contara con una institución tan importante. Esta intervención fue seguida de la del director provincial de educación, D. Santiago Rodríguez Sánchez, que recalcó el permanente esfuerzo de innovación que ha realizado el colegio en los últimos años.

El Señor Obispo dirigió a los asistentes un saludo cariñoso y cercano. Por último, Sor María del Carmen Zaballos, visitadora provincial, agradeció a la sociedad abulense la confianza depositada en el colegio y dio ánimos a toda la comunidad educativa para seguir trasmitiendo el carisma vicenciano a las generaciones venideras. Después de estas intervenciones, Sor Ángeles Infante Barrera, dio una conferencia titulada “El Colegio Medalla Milagrosa, Foco de saber y fe”. En ella hizo un recorrido de la historia del colegio desde sus inicios hasta ahora, una historia plagada de acontecimientos en los que no faltaron algunos momentos difíciles, superados gracias a todas aquellas personas que con su valentía, decisión, esfuerzo y compromiso supieron salvar los obstáculos del camino y cosechar éxitos en medio de la dificultad.

No hay que olvidar que el colegio Medalla Milagrosa lleva nada menos que cien años proporcionando una educación integral a sus alumnos, basada en la concepción cristiana del hombre, de la vida y del mundo. A lo largo de estos cien años se han producido una infinidad de cambios para adaptarse a los nuevos tiempos, pero en medio de los cambios algo permanece: la antorcha de la fe sigue iluminando la tarea educativa del colegio y el espíritu de San Vicente marca el camino de la comunidad educativa. No cabe duda, por tanto, de que la celebración del centenario es también un motivo de recuerdo agradecido para todas aquellas personas que formaron parte del colegio y contribuyeron a sostenerlo en los momentos difíciles.

Es también un estímulo para continuar la gran tarea educativa que inició en 1913 Sor Emilia Heredia y un motivo para el reencuentro con todas aquellas generaciones de alumnos que han pasado por el centro y sin los cuales la difícil tarea de educar no tendría sentido alguno.