El Colegio Medalla Milagrosa abrió el sábado los actos de conmemoración de su Centenario

Día de apertura de los actos
El Colegio Medalla Milagrosa de Ávila celebra sus cien años de vida. El pasado sábado comenzaron los actos de conmemoración y desde el centro han querido acercar su alegría a todos los abulenses a través de Tribunaavila.
El pasado 24 de noviembre, bajo un cielo cubierto de nubes y con el frío que caracteriza al invierno abulense, daban inicio los actos de inauguración del Centenario del Colegio Medalla Milagrosa, con una Eucaristía presidida el Excmo. Sr. Don Jesús García Burillo, Obispo de Ávila.
Como no podía ser de otra manera, el escenario elegido fue la Iglesia de Santo Tomás, y entre sus feligreses, además de la comunidad educativa del colegio, se encontraban las autoridades locales, la comunidad religiosa de las Hijas de la Caridad, Padres Paúles y otras comunidades abulenses, padres y madres, alumnos/as y antiguas/os alumnas/os. Todos participamos con alegría e ilusión en este acto de inauguración que preside una serie de acontecimientos que tendrán lugar en el curso escolar 2012-2013 y con los que se pretende celebrar cien años de entrega, de experiencia, de sembrar y regar semillas de Amor y Esperanza en los corazones de todas las generaciones de alumnos y alumnas que han pasado por el Colegio.
Durante todo el día estuvimos envueltos por la solemnidad y por un halo de alegría vicenciano sostenido por las palabras "saber más para servir mejor", que reflejaba la identidad de todos los allí presentes. Durante este acto de apertura echamos la vista atrás y conocimos la historia del colegio, una historia de momentos difíciles pero también de muchas satisfacciones, de éxitos, de algunos errores, una historia de grandes personas que con su valentía, decisión, esfuerzo, compromiso, salvaron obstáculos y supieron ser transmisores de unos valores cristianos, personales y educativos que han logrado perdurar nada menos que ya 100 años.
De este modo, la celebración de este centenario es motivo de recuerdo agradecido a todas las personas que han formado parte del colegio pero también de estímulo para continuar con la tarea educativa que inició en 1913 Sor Emilia Heredia.
A continuación, en el patio del Colegio tuvo lugar el descubrimiento del monolito conmemorativo del centenario 1913-2013, presidido por Sor Carmen Zaballos, Visitadora Provincial, y Sor Eugenia González, Consejera de Enseñanza y que preside el Equipo de Titularidad, Sor Mª Teresa Villalobos, Directora Titular del Colegio Medalla Milagrosa y el Padre Fernando Casado, Director de la Provincia de San Vicente. Junto al monolito, se enterraron en un recipiente resistente al curso de la historia y a los avatares de la vida, "semillas" que crecerán y serán testigos en el futuro de unas señas de identidad para Ávila, como actualmente lo es el Colegio Medalla Milagrosa.
Estas "semillas" fueron los siguientes objetos: un diario local, "El Diario de Ávila", otro nacional, "La Razón", el Plan Anual del Colegio del curso 2012-2013 y el listado con los nombres de las Hijas de la Caridad, que han estado al frente del Colegio y de la Comunidad. Seguidamente se introdujeron monedas en curso, y finalmente, la medalla de la Virgen Milagrosa que llevó colgada al cuello Sor María Vara Vara. Cabe señalar que este momento fue muy emotivo para todos los allí presentes al evocar a esta mujer entrañable, emprendedora, entusiasta, que durante más de tres décadas fuera directora del Colegio, y cuyo nombre y persona han sido y serán recordados con evidente afecto, emoción y gratitud.
A lo largo de las exposiciones no han faltado las notas de buen humor que nos han hecho reír en más de una ocasión, siendo esto reflejo del ambiente alegre y amable, dentro de la solemnidad que ha destacado en un acto así, que nos ha envuelto a todos.
Durante este acto inaugural, hemos estado acompañados de todas las promociones y generaciones que han pasado por "La Mila", y todos nos sentimos orgullosos y agradecidos de formar parte de la herencia recibida de Vicente de Paúl y Luisa de Marillac.