El Colegio de Enfermería y Satse, indignados con el decreto de prescripción enfermera

El Colegio de Profesionales de Enfermería de Castilla y León y la sección regional del Sindicato de Enfermería Satse manifiestan “una profunda decepción e indignación” ante la regulación de la Prescripción Enfermera, aprobada el pasado 23 de octubre en Consejo de Ministros.

El Real Decreto que regula la Prescripción Enfermera, “después de seis años de espera, ha supuesto una profunda decepción e indignación” para el Colegio de Profesionales de Enfermería y el Sindicato de Enfermería Satse de Castilla y León, organismos que sienten que “ha sido una vez más el resultado de un nuevo atropello cometido a la profesión enfermera”.

 

Por ello, denuncian que los gobiernos del Partido Popular, tanto a nivel nacional como en Castilla y León, “han incumplido compromisos” y han demostrado “una falta de respeto por la Enfermería que parece no tener límite”.

 

Los representantes de este colectivo sanitario recuerdan también que han sido 6 años de negociaciones, en los que se han realizado 3 proposiciones no de ley, 90 borradores del Real Decreto, con el acuerdo unánime del Consejo Interterritorial de Salud y el informe favorable del Consejo de Estado, y, sin embargo, “al ala más conservadora e inmovilista de los médicos les ha bastado con una manifestación de 150 liberados por la CEMS, para que un ministro del Partido Popular, una vez más, se baje los pantalones ante las presiones corporativistas y modifique la tarde antes el texto del real decreto, introduciendo, un párrafo que perjudica gravemente el desarrollo de la profesión enfermera, la modernización del Sistema Sanitario y lo más importante los intereses y derechos de los pacientes y ciudadanos”, lamentan las organizaciones.

 

El párrafo al que se refieren está en el artículo 3 del RD y, a su juicio, “sobrepasa, vacía de contenido, y vulnera el espíritu y la letra de la ley de Garantías y Uso Racional de Medicamentos y productos Sanitarios” , por lo que consideran que no solo no regula la prescripción enfermera, sino que pone en entredicho que las enfermeras y enfermeros puedan llevar a cabo con soporte jurídico “competencias que hasta este momento estamos realizando, cercenado toda posibilidad de que el colectivo adquiera autonomía en el desarrollo de nuestra profesión“.

 

En referencia concreta a la Consejería de Sanidad, ambas instituciones recuerdan otras situaciones polémicas como  la paralización de diversos proyectos que suponían la definición de competencias enfermeras propias, como son la gestión enfermera de la demanda o la implantación y desarrollo de la Estrategia de atención al Paciente Crónico, entre otros. Casos en los que, después de firmar un convenio con el Consejo de Enfermería y SATSE, la Consejería « cedió a las presiones de la CEMS y del Consejo de Médicos, tirando por la borda largos meses de trabajo, paralizando su puesta en marcha.

 

El Colegio de Profesionales de Enfermería y el Sindicato de Enfermería Satse de Castilla y León tomarán las medidas que en derecho procedan, frente al Real decreto de prescripción, una vez publicado en el BOE.