El Club Tenis Ávila vuelve a Segunda División

El Club de Tenis de Ávila vuelve a la segunda categoría un año después de abandonar la categoría
El Club de Tenis de Ávila vuelve a la Segunda categoría, un año después de abandonar la categoría
El Club Tenis Ávila ha vuelto a lograr una importante gesta al conseguir volver a la Segunda División del tenis nacional sólo una temporada después de perder la categoría. Los tenistas abulenses lograron alzarse con la victoria en las semifinales al vencer al poderoso Real Club de Tenis Gran Canaria que cuenta entre sus jugadores con algunos tenistas profesionales. Es el caso de David Marrero, habitual compañero de dobles de Fernando Verdasco.

El domingo por la mañana, con unas condiciones climatológicas adversas y continuos cambios de pistas por la imposibilidad de disputar algunos partidos al aire libre, se disputó esta igualada semifinal. El Club Tenis Ávila conseguía adelantarse en la eliminatoria en los encuentros individuales que acabaron con 4 victorias a favor de los abulenses frente a dos de los tenistas canarios.

El abulense Pablo Muñoz conseguía la victoria frente a Guanartene Nuez por un claro 6-2 y 6-0. Álvaro Climent lograba su punto al derrotar a Arián Castellano en un disputado partido con parciales de 6-3, 3-6 y 7-5. El jugador del Club Tenis Ávila Luis García vencía a Juan Rodríguez por 7-5 y 6-2 mientras que Óscar Martín lograba el cuarto punto individual al ganar el encuentro que le enfrentaba al canario Narciso Reyes.

Antonio Cembellín y Álex García, ambos cadetes, a pesar de perder sus partidos individuales tuvieron una actuación muy destacada al enfrentarse a dos de los jugadores más fuertes del Real Club de Tenis Gran Canaria. Especialmente reseñable es el enfrentamiento entre Alex García y el profesional David Marrero, donde el tenista abulense jugó con desparpajo y un gran tenis que obligaron al canario a esforzarse al máximo para llevarse el encuentro por un ajustado 7-5 y 6-4.

Tras los partidos individuales llegaban los encuentros de dobles donde el Club Tenis Ávila sólo tenía que conseguir una victoria para lograr el ascenso. Con nuevos parones y cambios de pistas provocados por la lluvia y el granizo continuaba la jornada. La pareja compuesta por Pablo Muñoz y Álvaro Climent se enfrentaba a David Marrero y Guanartene Nuez. Aunque los abulenses lo intentaron todo, el gran tenis de Marrero decantó el partido a favor de los canarios por 6-4 y 6-2.

Otra de las parejas del Club Tenis Ávila era la compuesta por Antonio Cembellín y Fernando Montero, que a punto estuvieron de dar la sorpresa contra Marcos Conde y Narciso Reyes, tras un mal primer set que perdieron por 6-4, se pusieron por delante en el segundo consiguiendo un 5-4 y saque que les hacía albergar esperanzas para llegar al definitivo super tie-break. Pero los jugadores canarios lograron remontar para llevarse el segundo parcial, y con él el partido, en un apretado tie-break.

Con la eliminatoria empatada a cuatro puntos, el partido restante definía quién iba a lograr el ascenso a la Segunda División del tenis nacional. Por el Club Tenis Ávila jugaban Luis García y Óscar Martín que se enfrentaban a los canarios Juan Rodríguez y Francisco Conde. El primer set fue muy igualado y tuvo que decidirse a favor de los abulenses en el tie-break. En el segundo parcial los tenistas locales empezaron más centrados y lograron romper el saque a sus rivales y ponerse con 4-1, lo que hacía pensar en que el punto definitivo sería para el tenis abulense. Pero los jugadores del Real Club de Tenis Gran Canaria se repusieron y, ante los continuos fallos de los abulenses, lograron remontar y ponerse por delante en el marcador del parcial y, tras un nuevo tie-break, empatar el encuentro.

El partido, el punto, la eliminatoria, y con ello el ascenso a Segunda División, se decidían en un super tie-break. Luis García y Óscar Martín, conscientes de la responsabilidad y apoyados por el público abulense, salieron a por todas y lograron desde el principio una clara ventaja poniéndose con 6-2. Sin relajarse ni dar opciones a los jugadores canarios mantuvieron y ampliaron la ventaja hasta el definitivo 10-3 que devolvía al Club Tenis Ávila a la categoría de plata del tenis nacional.