El Centro de Recreo San Juan de la Cruz ofrece cinco cursos para más de 50 personas mayores

José Manuel Espinosa y Pablo Luis Gómez, junto a algunos usuarios del centro. / Foto: Antonio S. Sánchez

Pablo Luis Gómez y José Manuel Espinosa acudieron a visitar este centro financiado por la Fundación Caja de Ávila y Bankia, entidades a las que representan, para conocer las actividades que allí se realizan y que tienen como objetivo el desarrollo social, intelectual y cultural de las personas mayores, además que tengan una vida activa.

El presidente de la Fundación Caja de Ávila, Pablo Luis Gómez, y el director de Negocios y Relaciones Institucionales de Bankia, José Manuel Espinosa, han visitado el Centro de Recreo San Juan de la Cruz, situado en el Pasaje Reyes Católicos y financiado conjuntamente por ambas entidades, para conocer de cerca los trabajos que se vienen realizando en este espacio destinado a las personas mayores por el que pasan más de 50 usuarios.

 

Según ha explicado Gómez, “se trata de un centro de recreo que no pretendemos que sea sólo un lugar de ocio para las personas mayores, que pueden disfrutar de juegos como las cartas o el billar, o leer el periódico, sino que contribuya a su desarrollo cultural y los mantenga activos”. Para ello, explicó, en el centro se organizan un total de cinco cursos de dos meses de duración con temáticas que incluyen ejercicios para la memoria o nuevas tecnologías.

 

El presidente de la Fundación, aseguró que con estas iniciativas se ayuda a “su desarrollo social, intelectual y cultural” y es importante, añade, que “a su edad puedan acercarse e iniciarse en las nuevas tecnologías y los nuevos medios de comunicación”.

 

Por su parte, Espinosa destacó que “en esta época invernal un centro como este es muy bueno para recogerse, pero además les sirve para convivir y formarse” y destacó la colaboración entre la entidad bancaria a la que representa y la Fundación Caja de Ávila para que estas personas mayores “puedan desarrollarse en aspectos tan importantes en la actualidad como la informática, el mantener activa la memoria o las manualidades”, y apostilló que “es también una muestra de agradecimiento para estas personas que también han mostrado una gran confianza en nosotros como clientes”.