El CEIP Miguel Delibes obiente un premio de casi 2.500 euros por un proyecto de Educación para el Desarrollo

En total, se han presentado 41 solicitudes procedentes de centros de todas las provincias de Castilla y León: 12 de la provincia de Valladolid, ocho de Palencia, siete de León, cinco de Segovia y de Burgos respectivamente, uno de Ávila,  el CEIP Miguel Delibes, uno de Salamanca, uno de Soria y uno de Zamora, siendo finalmente diez los que recibirán dotación presupuestaria.

La Consejería de la Presidencia, a través de la Dirección General de Relaciones Institucionales y Acción Exterior, ha resuelto la convocatoria para la concesión de los premios-subvención a varios proyectos sobre Educación para el Desarrollo. En esta edición, diez centros educativos de Castilla y León han sido seleccionados para desarrollar las propuestas presentadas, todas ellas vinculadas a la solidaridad, la lucha contra la pobreza, la ciudadanía global y los derechos humanos.

 

En total, se han presentado 41 solicitudes procedentes de centros de todas las provincias de Castilla y León: 12 de la provincia de Valladolid, ocho de Palencia, siete de León, cinco de Segovia y de Burgos respectivamente, uno de Ávila, el CEIP Miguel Delibes con el proyecto "LA ESCUELA QUE CAMBIO EL MUNDO: VER PARA CAMBIAR;  uno de Salamanca, uno de Soria y uno de Zamora, siendo finalmente diez los que recibirán dotación presupuestaria.

 

La dotación presupuestaria asignada para 2015 ha sido de 25.000 euros, concediéndose hasta un máximo de 4.000 euros por centro en función de los niveles en los que se va a intervenir y del importe solicitado.

 

Los perfiles de los centros que han sido subvencionados son muy variados: incluyen colegios públicos y concertados, centros rurales y urbanos, abarcan niveles de infantil, primaria, secundaria, bachillerato, e incluso un centro trabajará con los grados de formación profesional. Por otro lado los centros subvencionados están repartidos entre cuatro provincias, León, Palencia, Valladolid y Zamora.

 

Las actividades propuestas son tan diversas como los proyectos que se presentan; destaca el uso de las nuevas tecnologías y la creación de una radio solidaria, el impulso de semanas interculturales, la creación de materiales para el trabajo en el medio rural y la inclusión de manera transversal de estas temáticas en las asignaturas propias de cada curso. Hay proyectos que promueven el hermanamiento con colegios de países empobrecidos y otros que abordan un enfoque temático mensual relacionado con los Objetivos de Desarrollo Sostenible. En algunas iniciativas, los alumnos son los protagonistas del proceso de aprendizaje, utilizando metodologías innovadoras y haciéndoles partícipes de la ‘construcción de conocimientos’; en otras, se implican a ONGD que trabajan en estos campos para traer de primera mano la experiencia y acercar la problemática existente en los países del Sur a los centros de enseñanza.

 

Todas ellas buscan crear competencias básicas de aprendizaje que aumenten la concienciación social y el compromiso ciudadano en temas como la defensa de los derechos humanos, la responsabilidad social, la solidaridad la igualdad de género o la sostenibilidad medioambiental.

 

Educación para el Desarrollo

 

Esta iniciativa pretende continuar e impulsar el trabajo de sensibilización, concienciación, desarrollo del espíritu crítico y fomento de la participación activa de los alumnos en la consecución de una ciudadanía comprometida con la erradicación de la pobreza.

 

La Educación para el Desarrollo es uno de los objetivos prioritarios de la Junta de Castilla y León y su apuesta se traduce con la estrategia de actuación a través del II Plan Director de Cooperación al Desarrollo, desde donde se impulsan programas directos de fomento del voluntariado. Entre dichas iniciativas destaca el Programa Jóvenes Solidarios o el Programa de Voluntariado en cooperación para empleados públicos.

 

Con todas estas acciones, el Gobierno autonómico busca apoyar las propuestas pedagógicas destinadas a sensibilizar, desarrollar el espíritu crítico y fomentar la participación activa del alumnado en la consecución de una ciudadanía global, comprometida con la erradicación de la pobreza y con el desarrollo humano y sostenible, prácticas esenciales para conseguir un futuro mejor.