El caso de un centro ecuestre de Palencia lleva a la AEPD a multar con 25.000 euros a Google por sus herramientas web

La Agencia Española de Protección de Datos (AEPD) ha impuesto recientemente una multa de 25.000 euros a Google tras considerar defectuoso su sistema de creación de webs y fruto de la investigación de la página de un centro ecuestre de Palencia elaborado con estas herramientas.

En concreto, según informaron a Europa Press fuentes del caso, la resolución de la Agencia, que llega dos años después de la denuncia, asegura que el sistema de creación de web de Google es "defectuoso" y le ha impuesto una multa de 25.000 euros.

 

En este sentido, la AEPD afirma que cualquier usuario que quiera crear una web con los sistemas gratuitos de Google no podrá conocer el funcionamiento de 'cookies' (información que se instala automáticamente en el equipo de los usuarios y que utiliza la web para conocer, por ejemplo, los hábitos de la persona que accede a la página) que se instalarán ni modificarlas, a lo que suma que, una vez creada la web, los visitantes tampoco tendrían una información previa sobre las cookies que se instalarían en su equipo si navegan en la citada web.

 

Los hechos se remontan al año 2012, cuando la Unión Cívica Provincial de Consumidores y Usuarios de Palencia y la Junta de Castilla y León pusieron en conocimiento de la Agencia Española de Protección de Datos que la página web de un Centro Ecuestre, podría estar incumpliendo la Ley de Protección de Datos y la LSSI.

 

Concretamente, se acusaba a la web de no mostrar la política de privacidad que la normativa española exige y de no informar a los visitantes acerca del uso de 'cookies' pero cuando la AEPD inspeccionó la web, comprobó que el Centro Ecuestre había hecho la web utilizando los servicios de creación de webs y blogs que proporciona gratuitamente Google.

 

Nada más conocer la denuncia, el Centro Ecuestre cerró la web pero la AEPD hizo una nueva con las mismas herramientas a fin de conocer el funcionamiento de las 'cookies', lo que le permitió averiguar que el fallo radicaba en los servicios de creación de webs y blogs de Google.

 

La propia Agencia Española de Protección de Datos ha declarado, pese a imponer una multa de 25.000 euros, que se trata de un fallo estructural de Google, que a juicio del abogado especializado en nuevas tecnologías Luis Gervas de la Pisa, de Vidau Abogados, "todavía no comprende que si está en España debe asumir una de las legislaciones más estrictas del mundo".