El campo español pierde un 13% de su renta en la última década, mientras que las exportaciones suben un 73%

En 2014 ha entrado en vigor la Ley de mejora del funcionamiento de la cadena alimentaria.

El campo español ha perdido un 13% de su renta agraria en la última década al pasar de 25.423 millones de euros en 2003 a 22.111 millones de euros este ejercicio, mientras que las exportaciones agroalimentarias se han disparado un 73%, hasta 33.399 millones de euros, según ha señalado COAG en su balance de año.

  

"Los agricultores y ganaderos no están participando del valor añadido de nuestras producciones en los mercados internacionales. Tenemos que acabar con los desequilibrios en la cadena para que, del campo a la mesa, el valor se reparta de forma equitativa entre productores, industria y distribución", ha subrayado el secretario general de COAG, Miguel Blanco.

  

Para intentar acabar con estos desequilibrios, en 2014 ha entrado en vigor la Ley de mejora del funcionamiento de la cadena alimentaria, que la organización agraria confía en que tenga resultados "tangibles" en 2015. Desde el 3 de enero es obligatorio formalizar contratos por escrito, antes de la entrega de la producción, determinando el precio del producto y plazos de pago, erradicando así la 'venta a resultas', tan extendida en el sector agrario.

  

Tras resaltar que en 2015 trabajarán de forma intensa en la elaboración del Código de Buenas Prácticas, COAG ha pedido valentía al  Ministerio de Agricultura para apostar por un código que prohíba el uso de productos reclamo o la venta a pérdidas, incluya la figura de un mediador con suficientes competencias, que priorice los productos de temporada y de proximidad y obligue a respetar los plazos de pago de 30 y 60 días para productos perecederos.

  

Para la organización agraria, se cierra un año con más sombras que luces, marcado con la aprobación definitiva de una Política Agrícola Común (PAC) "perversa" para los verdaderos profesionales agrarios, las pérdidas provocadas por el veto ruso y una "dañina" volatilidad de precios.

  

Entre lo más positivo del año, COAG ha destacado la exención del 85% del impuesto especial de la electricidad para los regantes, definitiva y estructural, para compensar el incremento de costes por la nueva tarificación eléctrica. Fruto de la mesa de negociación con el Ministerio de Agricultura, una explotación media tendrá un ahorro de 650 euros en su factura.

  

Por último, también se ha conseguido mantener el régimen de cotización de módulos para el sector agrario en la reforma fiscal aprobada por el Gobierno, "una buena noticia" para agricultores y ganaderos, según la organización agraria.