El Calderón ruge por la remontada ante un Barça que debe mejorar

Saúl y Mascherano en el FC Barcelona - Atlético de Madrid

El Vicente Calderón promete rugir como nunca para intimidar este miércoles al Barcelona (20.45/beIN Sports), un campeón envuelto en dudas después de sus últimas derrotas y que visita al Atlético de Madrid con ventaja de la semana pasada (2-1).

 

POSIBLES ALINEACIONES.

ATLÉTICO MADRID: Oblak; Juanfran, Godín, Lucas, Filipe; Gabi, Augusto, Saúl, Koke; Carrasco y Griezmann.

FC BARCELONA: Ter Stegen; Alves, Piqué, Mascherano, Alba; Busquets, Rakitic, Iniesta; Messi, Neymar y Suárez.

ÁRBITRO: Nicola Rizzoli (ITA).

ESTADIO: Vicente Calderón.

HORA: 20.45/beIN Sports.

Si la acumulación de talento sobre el césped y el historia de tantas batallas recientes no fueran suficientes alicientes, en los últimos días se han añadido dos nuevos ingredientes que prometen un partido grande en el coliseo rojiblanco: polémica arbitral y el inesperado bajón del Barça.


El primero llegó en el Camp Nou, donde Fernando Torres fue expulsado en la primera parte cuando el Atlético ganaba con un gol suyo. "Si no me hubieran expulsado habríamos ganado", lamentó el delantero fuenlabreño, que será el gran ausente por la sanción tras la tarjeta roja que le mostró el árbitro alemán Felix Brych.

El segundo se confirmó en Anoeta, donde el Barcelona encadenó su segunda derrota consecutiva en la Liga BBVA. Después de varios meses plácidos, recorridos de triunfo en triunfo, al equipo azulgrana le han entrado las dudas en el momento crítico de la temporada. Ha dilapidado casi todo su colchón liguero -el Atlético está a tres puntos y el Real Madrid, a cuatro- y la alarmante sequía de Leo Messi hace temblar toda certeza.

El argentino lleva cuatro partidos sin marcar ni asistir y a su lado Neymar tampoco atraviesa su mejor momento de forma. Ante esta situación, la otra punta del tridente, Luis Suárez, se encargó de remontar en la ida con un doblete, mostrando tanto carácter que llegó a coquetear con la expulsión.

Sin embargo, Luis Enrique sabe que solo con el uruguayo será difícil mantener la renta y espera que las otras dos iniciales de la 'MSN' recuperen su no tan antiguo esplendor. Los tres saben que afrontan el partido más importante desde la última final de 'Champions' ante la Juventus y que todos los focos estarán puestos sobre ellos.

Por detrás, el entrenador asturiano alineará su once de gala con el habitual relevo en la portería, mientras que se lo perderán por lesión Aleix Vidal, Rafinha, Vermaelen, Mathieu y Sandro. Con estos mimbres, el Barça quiere sobrevivir al endiablado ambiente que les espera a orillas del Manzanares y evitar que se repita la eliminación de hace dos años.

SIN TORRES, PERO CON ONCE GLADIADORES

Por su parte, Diego Pablo Simeone sufre la importante baja de un Torres que, en plena negociación sobre su renovación, atraviesa su mejor momento del curso y ha marcado en tres partidos consecutivos. Con Antoine Griezmann fijo en la punta del ataque, el entrenador argentino debe resolver el nombre de su acompañante en ataque.

La necesidad de remontar puede hacer que el 'Cholo' se decante por juntar a Yannick Carrasco, que ya fue titular en el Camp Nou, y a Ángel Correa, aunque lo más probable es que elija a uno de los dos y opte por reforzar el centro del campo con la entrada de Augusto Fernández.

En defensa, José María Giménez continúa lesionado y el joven Lucas Hernández, que está mostrando un aplomo poco habitual a su edad, volverá a formar pareja con Diego Godín. El Atlético, que solo ha recibido 16 jornadas en 32 jornadas ligueras, sabe que le basta con marcar un gol y lograr que Jan Oblak mantenga la puerta a cero una noche más.

En estas circunstancias, el equipo que marque el primer tanto puede tener muy avanzado su pase a semifinales, aunque el Barça de Luis Enrique, que nunca ha perdido con el de equipo del 'Cholo', se ha especializado en remontar al equipo rojiblanco, como ya pasó la semana pasada o en la tercera jornada de Liga (1-2).

Aquel día fue Messi quien salió desde el banquillo para resolver con una autoridad insultante, diametralmente opuesta a la que está exhibiendo las últimas semanas. Para el Atlético, lograr que el '10' siga pasando desapercibido supondría ganar el asalto más importante de una pelea que se prevé volcánica y cuyo ganador tendrá el premio de volver a meterse entre los cuatro mejores de Europa.