El 'Botox' puede frenar el crecimiento de los tumores de estómago

La importancia del 'Botox' radica en que evita que las células nerviosas liberen un neurotransmisor llamado acetilcolina.

Una investigación del Centro Médico de la Universidad de Columbia, en Nueva York, Estados Unidos, muestra que los nervios pueden jugar un papel crítico en el crecimiento del cáncer de estómago y que bloquear las señales nerviosas mediante cirugía o 'Botox' (toxina botulínica tipo A) podría ser un tratamiento efectivo para la enfermedad.

  

El estudio, publicado en 'Science Translational Medicine', ha sido realizado por el laboratorio de Timothy C. Wang, en colaboración conDuan Chen, en Noruega.

 

"Los científicos han observado durante mucho tiempo que los cánceres humanos y de ratón contienen muchos nervios dentro y alrededor de las células tumorales--explica el doctor Wang, profesor de Medicina en el Centro Integral del Cáncer Herbert Irving de Columbia--. Queríamos comprender más sobre el papel de los nervios en la iniciación y crecimiento del cáncer, centrándonos en el cáncer de estómago".

 

El cáncer de estómago es el cuarto tipo de cáncer más importante y el segundo mayor contribuyente a la mortalidad por cáncer en todo el mundo, con una tasa de supervivencia a 5 años de menos del 25 por ciento.

 

A partir de tres modelos diferentes de ratón con cáncer de estómago, este equipo encontró que cuando realizó un procedimiento llamado vagotomía para cortar los nervios vagos, la cirugía redujo significativamente el crecimiento del tumor y elevó las tasas de supervivencia. La interrupción de las conexiones nerviosas en un solo lado del estómago permitió al cáncer seguir creciendo en el otro lado (con los nervios intactos), proporcionando evidencia adicional de la importancia de los nervios en el crecimiento tumoral.

 

Posteriormente, el equipo de Wang trató de bloquear la transmisión de las señales nerviosas farmacológicamente y encontró que cuando se inyecta en ratones 'Botox', el fármaco demostró ser tan efectivo como la cirugía a la hora de reducir el crecimiento del cáncer de estómago. "Hemos encontrado que el bloqueo de las señales nerviosas hace que las células cancerosas sean más vulnerables, eliminando uno de los factores clave que regulan su crecimiento", resume Wang.

 

El 'Botox' evita que las células nerviosas liberen un neurotransmisor llamado acetilcolina. En el caso de su uso para tratamiento cosmético, por ejemplo, el bloqueo de la acetilcolina ayuda a disminuir las arrugas faciales, causando la parálisis temporal de los músculos. Debido a que la acetilcolina también estimula normalmente la división celular, el uso de 'Botox' para evitar la liberación de acetilcolina podría ayudar a desacelerar el crecimiento del cáncer.

 

Estos expertos también hallaron evidencia de la eficacia de dirigirse a los nervios para el tratamiento del cáncer en pacientes humanos cuando compararon a 37 enfermos que tuvieron una recurrencia de cáncer de estómago muchos años después de la cirugía. De los 13 que habían sido sometidos a una vagotomía, en todos menos en uno de los casos, los tumores no se desarrollaron en las regiones donde se habían cortado las conexiones nerviosas, mientras se vieron tumores en la misma zona del estómago en los 24 pacientes que no habían pasado por una vagotomía.

 

A partir de ahora, este equipo de científicos planea investigar la efectividad del uso de la terapia dirigida al nervio en combinación con otros tratamientos para el cáncer. Los experimentos iniciales han demostrado que el bloqueo de los nervios hace que las células cancerosas sean más vulnerables a los agentes químicos. Así, el uso de 'Botox' en combinación con la quimioterapia en ratones aumenta las tasas de supervivencia en hasta un 35 por ciento, en comparación con la quimioterapia sola.

 

Una limitación de este trabajo es que se centra principalmente en las primeras etapas del cáncer de estómago. "En el futuro, nos gustaría mucho ver cómo podemos utilizar este método para dirigirnos a los nervios con el fin de detener el crecimiento de los tumores más avanzados", concluye Wang, cuyo laboratorio espera desarrollar fármacos que bloqueen los receptores de neurotransmisores.