El bombo puede dar un 'clásico', un doble duelo hispano-alemán u otros fratricidas

El sorteo de las semifinales de Liga de Campeones que tiene lugar este viernes en la sede de la UEFA en Nyon (Suiza), a las 12.00 horas, deparará el futuro de los cuatro supervivientes que luchan por levantar la 'orejuda' en Wembley con un posible 'clásico', un doble duelo hispano-alemán o doble choque fratricida como posibilidades.

La gran novedad de este año es que las semifinales se conocerán por sorteo puro, a diferencia de otras ediciones en que se sorteaban el mismo día que los cuartos de final, dejando ya claros los caminos hacia la final. Esta vez, se ha mantenido la incógnita sobre los cruces hasta llegar a Wembley.


Por ello, las posibilidades son múltiples, pues no se conoce además ni quién jugará en casa la vuelta. De momento, lo único cierto es que los partidos de ida serán el 23 y 24 de abril y, los de vuelta, el 30 de abril y 1 de mayo, y de ellos saldrán los dos conjuntos que lucharán el 25 de mayo por suceder al Chelsea, que venció al Bayern en la tanda de penaltis en el Allianz Arena, como reyes de Europa.

Precisamente, el equipo bávaro está en un gran momento de forma como demuestra su paseo triunfal por la Bundesliga y su gran y letal despliegue ofensivo en esta 'Champions' donde se han desecho de la Juventus en cuartos fácilmente. Además, han hecho parecer débil en la competición doméstica a un Borussia Dortmund que también maravilla en el 'Viejo Continente' y que, no obstante, es el vigente campeón alemán.

Y es que en este bombo de semifinales hay dos actuales campeones de Liga, pues el Real Madrid es el vigente campeón de la Liga BBVA, y otros dos que salvo sorpresa serán campeones este año. De hecho, el Bayern de Múnich ya lo es matemáticamente, al contar con 20 puntos de diferencia respecto al Dortmund con 18 en juego, y el FC Barcelona va lanzado a por el título con 13 puntos más que el eterno rival a falta de ocho jornadas.

Además, los 18 títulos de 'Champions' que suman entre los cuatro son prueba de fe más que suficiente de que se verá un gran espectáculo. El Real Madrid, con 9 de ellos en su haber, buscará la tan ansiada décima frente a un Bayern de Múnich y FC Barcelona que suman 4 cada uno y un Borussia Dortmund que tiene en su palmarés la de 1997, cuando ganó a la Juventus (3-1).

Mirando las posibilidades de cruce, el resumen es que o habrá 'clásico', como sucedió en 2011 en unas 'semis' de color blaugrana en el paso previo a que el FC Barcelona ganara su último cetro en Wembley, un doble duelo hispano-alemán --que podría dejar una final de 'clásico' o totalmente teutona-- o un doble duelo fratricida, en que cada Liga se aseguraría un representante para Londres.

Para el Real Madrid, un 'clásico' podría ser visto con buenos ojos a tenor de los últimos precedentes en Supercopa, Liga y Copa del Rey (también en semifinales), y sería la mejor ocasión para olvidarse de la actual lejana situación en la tabla. Para el Barça, al revés, sería la ocasión perfecta para redimirse de los últimos choques directos.

Por otro lado, si los de José Mourinho se tiene que medir al Borussia Dortmund tendrán fresco que en esta fase de grupos fueron segundos por detrás de unos alemanes que, de haber sido una eliminatoria, les habrían dejado en la cuneta, al empatar en el Santiago Bernabéu (2-2) y ganar en el espectacular (2-1) BVB Stadion, mientras que el Bayern ya es como un 'coco' a evitar para ellos tras la última semifinal, decidida en la tanda de penaltis.

El Barça, por contra, podría jugar más allá del 'clásico' contra un Borussia Dortmund que despliega un fútbol rápido y ofensivo parecido al de la mejor versión de los blaugrana, amparado en la calidad de Reus y Götze, dos perlas teutonas, y en la letalidad arriba del polaco Lewandowski. Los tres fueron clave para eliminar al Málaga en cuartos en un final polémica y ajustado lleno de épica.

Pero el morbo llegaría con un cruce con el Bayern de Múnich, próximo equipo del extécnico blaugrana Pep Guardiola, que llevó a su equipo del alma a ganar la Liga de Campeones en Roma 2009 y Wembley 2011 y 14 títulos de 19 posibles. Pero de momento, todavía con Heynckes, asustan por su espectacular estado de forma y por tener ganas de revancha por la final perdida el pasado año. Los Müller, Kroos, Mandzukic, Ribéry y compañía son una banda letal arriba, en un equipo compacto también atrás.