El BMW i3 gana 110 kilómetros de autonomía

La compañía alemana realiza una serie de mejoras en la batería de su urbano eléctrico para ganar en autonomía y mejorar muy levemente sus prestaciones. Además, ahora es el único automóvil del mundo con certificado de CO2.


 

Gracias a la mayor densidad de los elementos de iones de litio del acumulador (ahora, 94 Ah), el i3 puede alcanzar ahora una capacidad de 33 kWh, todo ello con una batería con las mismas dimensiones. 

 

Esta mejora permite un incremento superior al 50% en cuestión de autonomía en el ciclo estándar (NEDC). De este modo, en lugar de los 190 kilómetros de autonomía que ofrecía hasta ahora el pequeño modelo de BMW, ahora se alcanzan nada más y nada menos que 300 kilómetros. Si se tiene que hacer uso del aire acondicionado o la calefacción, se puede conseguir una autonomía de hasta 200 kilómetros con una sola carga de la batería. 

 

Las prestaciones que ofrece el motor eléctrico de 170 CV permanecen prácticamente inalteradas. De este modo, el nuevo i3 94 Ah acelera de 0 a 100 km/h en 7,3 segundos y ofrece un consumo de 12,6 kWh/100 km.

 

La versión con el acumulador de energía de 60 Ah que se oferta desde hace más de dos años, convivirá con la versión 94 Ah hasta junio de 2017. Asimismo, se mantiene la variante del modelo con extensor de autonomía (Range Extender). Este modelo equipa un motor de gasolina de dos cilindros mantiene el estado de carga de la batería constante durante el viaje y proporciona una autonomía adicional de 150 kilómetros.

 

En cuanto a equipamiento se refiere, ahora el color Protonic Blue se añade a la lista de pinturas disponibles para la nueva versión.

 

Por último, el BMW i3 es, hoy por hoy, el único coche del mundo que cuenta con un sello de CO2 certificado. Éste cubre toda la cadena completa, desde su fabricación hasta la fase de su reciclaje.

Noticias relacionadas