El Barcelona humilla al Baskonia y ya se cita con el Madrid en la final

Los de Xavi Pascual ganaron cómodamente por casi 30 puntos de ventaja ante la inoperancia del campeón.

 

FICHA DEL PARTIDO

 

LABORAL KUTXA 66: Iverson (4), Gomes (6), San Emeterio (11), Heurtel (17) y Johnson (8) --cinco inicial-- Diop (2), Bertans (11), Tillie (2), Perkins (-) y Hamilton (5).

  

FC BARCELONA 95: Doellman (9), Satoransky (15), Thomas (-), Oleson (11) y Tomic (4) --cinco inicial-- Huertas (2), Navarro (14), Hezonja (5), Abrines (16), Pleiss (7), Lampe (4) y Nachbar (6).

  

PARCIALES: 16-31, 13-18, 17-22 y 20-24.

  

ÁRBITROS: Pizarro, Pérez Pérez y Cortes. Sin eliminados.

  

PABELLÓN: Fernando Buesa Arena. 8.226 espectadores.

Los blaugrana se medirán al conjunto blanco en la lucha por el título, este sábado a partir de las 19.00 horas, y lo harán con la confianza adquirida tras dejar en la cuneta al anfitrión del torneo. Una vez más, la maldición del organizador volvió a ser efectiva.

  

Pero lejos de maleficios y estadísticas, el Barça no tuvo rival. Desde el comienzo (9-26, min.9), el equipo de Xavi Pascual fue una verdadera apisonadora e hizo de su acierto desde el perímetro el principal castigo para los baskonistas, que sobrevivieron en el duelo gracias a los puntos de San Emeterio.

  

Un buen arreón de los de casa redujo las diferencias (21-31), pero fue un espejismo para los vitorianos, que sufrieron en defensa lo que no está en los escritos. Además, la versatilidad de los actuales campeones de Liga sirvió para contestar --aún con más fiereza-- el excelente parcial del conjunto de Marco Crespi.

  

El descanso no aclaró las ideas a los vascos, que siguieron penando ante el poderío de su rival, para colmo, afilado con las incorporaciones de Doellman y Satoransky, dos de los mejores jugadores la pasada temporada en la Liga Endesa. Total, más madera para los que más fuerza tienen.

  

Así que los dos últimos cuartos, con recital de Juan Carlos Navarro (14 puntos), dieron licencia a los jugadores de Xavi Pascual para levantar el pie del acelerador y reservar fuerzas de cara al envite de este sábado, un nuevo título en juego y enfrente, el eterno rival.