El Barcelona fulmina al líder Unicaja y se planta en la final

Una vez más y ya son cuatro de cuatro, el conjunto culé apartó al andaluz del torneo del k.o, gracias a los puntos y el impulso defensivo de Lampe en el último cuarto y medio.

 

FICHA DEL PARTIDO

 

FC BARCELONA: Satoransky (9), Oleson (11), Thomas (13), Doellman (9) y Tomic (10) --cinco inicial--; Huertas (5), Abrines (2), Hezonja (12), Navarro (4), Pleiss (2), Lampe (10), Nachbar (-).

  

UNICAJA MÁLAGA: Markovic (4), Toolson (3), Thomas (5), Suárez (10) y Golubovic (-) --cinco inicial--; Gabriel (2), Granger (12), Vasileiadis (9), Kuzminskas (13), Stefansson (5), Green (8) y Vázquez (8).

  

PARCIALES: 18-15, 16-24, 25-20 y 28-20.

  

ÁRBITROS: García González, Pérez Pizarro y Peruga. Sin eliminados.

  

PABELLÓN: Gran Canaria Arena. 9.806 espectadores.

El FC Barcelona alcanzó la final de la Copa del Rey de Las Palmas de Gran Canaria venciendo (87-79) ante el Unicaja en una semifinal que tuvo color malaguista hasta el último cuarto, donde los de Xavi Pascual apretaron en defensa y mejoraron su acierto para dejar fuera al líder de la Liga Endesa y reservar plaza, por sexto año seguido, en la final copera.

  

Los de Joan Plaza, como hicieran en cuartos de final ante Bilbao Basket, firmaron una gran actuación. Despliegue físico y de acierto que noqueó en la primera mitad al Barça y tuvo el partido en su mano. Sin embargo, una vez más y ya son cuatro de cuatro, el conjunto culé apartó al andaluz del torneo del k.o, gracias a los puntos y el impulso defensivo de Lampe en el último cuarto y medio de encuentro y a las decisivas canasta de Hezonja en el momento clave.

  

La batalla quedó servida desde bien pronto. A pesar de que el Barça pareció comenzar más entonado pronto se fue descomponiendo. Los de Xavi Pascual tuvieron primero el serio problema del rebote ofensivo. En todo el primer cuarto, el conjunto culé no recogió ningún balón repelido en su aro, volviendo a las andadas después. Aún así, gracias a tres triples de Thomas logró mandar en el marcador hasta que Unicaja comenzó con su rodaje.

  

Al mal del rebote, al Barça se le sumó el de la imprecisión y las pérdidas quedando estancado ya antes del segundo parcial. Ahí, Unicaja castigó a su rival a base de triples (hasta seis) y ahogó a un Barça con Tomic y Huertas desactivados, Oleson sin minutos, Navarro anotando con cuentagotas y Doellman, desaparecido. Los de Joan Plaza pusieron las cartas sobre la mesa y no hubo reacción culé, ni si quiera en los jóvenes Abrines y Hezonja, también con pocos minutos.

  

La intensidad malagueña comió la tostada a un Barça con el único respiro del mal porcentaje de Unicaja en tiros de dos (5/19), pero con la necesidad imperiosa de anotar, defender y, sobre todo, rebotear. Poco a poco, y gracias a Oleson el Barça fue mejorando pero el intercambio de triples del tercer cuarto dejó todo igualado para el último parcial. Antes, Pascual ya había dado entrada a un Lampe que dio el plus de agresividad que necesitaba la defensa azulgrana.

  

Además, el trabajo de Oleson permitió el despertar de Tomic y poco a poco de más jugadores catalanes. La rotación que ya avisó Plaza para semifinales siguió dando muchos puntos a Unicaja, aunque volvieron a ser Kuzminskas y Granger los más destacados, pero Pascual se reservó la baza de Hezonja para el tramo final.

  

El croata y Lampe, 18 puntos entre ambos en los últimos 10 minutos, desarbolaron una defensa malagueña que perdió efectividad y vio escaparse el partido con un doloroso parcial en contra (23-6). El Barça acertó a despegarse en el marcador aumentando el ritmo ofensivo en el momento clave y castigó la ansiedad de un Unicaja que se quedó sin el papel de alternativa a Barcelona y Real Madrid diez años después de conquistar la Copa.