El Barça toma el Palacio al ataque

El primer clásico liguero de la temporad 2014-2015 será en Navidad

El FC Barcelona se llevó el primer partido de la final de la Liga Endesa (93-98) tras un duelo en el que fue por delante durante más minutos que su rival y en el que supo administrar mejor los momentos clave.

 

FICHA DEL PARTIDO

 

REAL MADRID: Llull (12), Darden (10), Rudy Fernández (16), Mirotic (4), Bourousis (10) --cinco inicial--; Reyes (6), Sergio Rodríguez (16), Carroll (9), Slaughter (2), Mejri (8).

 

BARCELONA: Huertas (12), Navarro (14), Papanikolau (6), Nachbar (17), Tomic (17) --cinco inicial--; Dorsey (5), Sada (2), Abrines (7), Oleson (5), Lorbek (5), Lampe (8).

 

PARCIALES: 16-23, 28-25, 22-22, 20-28

 

ÁRBITROS: Conde, Pérez Pérez, Jiménez. Eliminado por faltas Felipe Reyes en el Real Madrid.

 

PABELLÓN: Palacio de los Deportes. 11.342 espectadores.

 

INCIDENCIAS: El partido estuvo parado durante 10 minutos en el primer cuarto debido a un apagón.

El equipo azulgrana saltó al parqué madrileño con un punto más de intensidad, de mentalidad y de acierto. Los este jueves visitantes vienen de una semifinal larga y "rara", como la calificó Navarro, pero el extra de competición les vino bien de inicio. En tiempo de 'play-off' suele ser más importante el ritmo de competición que el descanso. Y esta fue una prueba más.

 

Apoyados en un gran inicio de Nachbar, los azulgrana tomaron una rápida ventaja en el marcador (4-11, min.5). Una primera renta a la que se llegó justo antes del apagón que hubo en el Palacio de los Deportes y que tuvo el encuentro 10 minutos suspendido. A pesar de que el partido se acabó jugando, nunca llegaron a estar todas las luces en funcionamiento.

 

Tras el apagón, se iluminó Navarro --14 puntos, clave en la fase decisiva--, con su primer triple de la final. Un acierto que puso al Barça por primera vez 10 arriba en el marcador (5-15, min.5). No sería la única vez que el equipo de Xavi Pascual superara la decena de puntos de diferencia. Antes del descanso llegó a superar esa barrera un par de veces más (9-20, 31-43).

 

Pero el Madrid no le permitió al equipo catalán irse más allá en el marcador. La entrada de Sergio Rodríguez, que activó al equipo blanco en defensa, junto a la irrupción de Jaycee Carroll -nueve puntos al descanso--, y más tarde la aparición de Rudy Fernández, hicieron que el Real Madrid llegara al descanso metido de lleno en el partido (44-48).

 

TEMPLA MEJOR LOS NERVIOS AL FINAL

 

El segundo acto fue la constatación de la inmensidad de la serie que se está jugando. Dos secundarios, Darden y Nachbar --17 puntos para el esloveno al final--, se echaron a sus equipos a la espalda. El norteamericano del Madrid hizo ocho puntos en ese parcial; el esloveno, siete. Y el partido se igualó hasta el extremo (65-64), tras un triple del griego Bourousis que le dio al Madrid su primera ventaja del encuentro.

 

Ese fue el punto de inflexión de unos minutos en los que el equipo de Pablo Laso se hizo con el mando. En defensa, Felipe Reyes y Mejri consiguieron dominar su zona y en ataque Llull comandaba un intento de escapada blanca (73-68). Si el Madrid no se fue de más puntos fue porque Sergio Rodríguez se equivocó en un par de acciones seguidas. Tanto error lo aprovechó el Barça, que con un triple de Brad Oleson empató el partido a nueve minutos del final (73-73, min. 31).

 

A partir de ese momento, todo cabalgó en la igualdad hasta el final del partido. Nunca nadie más pudo escaparse en el marcador y el partido se decidió en los últimos instantes. El equipo de Pascual supo gestionar mejor esos momentos que el de Laso y la victoria voló para Barcelona. El Madrid se precipitó demasiado en sus acciones y los azulgrana no fallaron desde la línea en el carrusel final de tiros libres.

 

Un triunfo que le sirve al conjunto blaugrana para robarle la ventaja de campo al Madrid a las primeras de cambio y que deja un dato para el optimismo de los culés: en las dos últimas finales (con los mismo protagonistas), el equipo que ganó el primer partido ganó la final.