El Banco Popular reduce a 2.592 el número de personas afectadas por su reestructuración tras su reunión con los sindicatos

Oficina principal del Banco Popular en la Calle Santiago de Valladolid. JORGE IGLESIAS

La entidad bancaria asegura, además, que ha mejorado las condiciones de las personas afectadas.

En la reunión mantenida hoy martes 25 con los Sindicatos, y atendiendo a su petición, Popular ha reducido el número de personas afectadas por el proceso de reestructuración a 2.592, lo que supone una disminución superior al 10% sobre el colectivo inicialmente afectado.

 

Además, ha mejorado las condiciones de las personas afectadas. Así, la nueva propuesta de Popular que, como la anterior, contempla un período de adscripción voluntaria, queda como sigue:

 

- Empleados con 59 o más años de edad, al 31 de diciembre de 2016: 80% del salario neto anual pensionable de Convenio Colectivo, descontada la Seguridad Social a cargo del empleado.

 

- Empleados con 58 años de edad, al 31 de diciembre de 2016, acotado a 120 personas: 75% del salario neto anual pensionable de Convenio Colectivo, descontada la Seguridad Social a cargo del empleado.

 

- Empleados de 55 a 57 años de edad, al 31 de diciembre de 2016, acotado a 80 personas, aplicando como criterio preferente el de la edad del solicitante: 70% del salario neto anual pensionable de Convenio Colectivo, descontada la Seguridad Social a cargo del empleado.

 

- Empleados con edades comprendidas entre los 50 y los 54 años de edad, ambas inclusive, al 31 de diciembre de 2016: estos empleados tendrán derecho a recibir una indemnización bruta equivalente a 33 días del salario regulador por año de servicio, con el límite de 20 mensualidades. 

 

- Empleados con menos de 50 años de edad, al 31 de diciembre de 2016: Estos empleados tendrán derecho a recibir una indemnización bruta equivalente a 30 días del salario regulador por año de servicio, con el límite de 18 mensualidades.

 

Además, Popular amplía la propuesta de excedencias voluntarias remuneradas con garantía de retorno al banco, al extenderla a un máximo de 125 solicitantes con 10 o más años de antigüedad y menores de 50 años de edad, por un período inicial de tres años, prorrogable por un año adicional en función de las necesidades de la entidad, con una asignación de 10.000 euros anuales.

 

Actualmente, el banco cuenta con cerca de 1.700 empleados con 59 años o más por lo que, incluyendo los 200 empleados a partir de 55 años susceptibles de acogerse a estas medidas y los 125 profesionales que podrían adscribirse a las excedencias voluntarias remuneradas con garantía de retorno, serían aproximadamente 600 los empleados incluidos en el proceso de bajas incentivadas.

 

Finalmente, con relación a las condiciones para los empleados afectados por las medidas de movilidad geográfica en el marco del proceso, se mejora la oferta anterior en los dos tramos de movilidad, en función de la distancia a la oficina de destino:

 

Entre 26 y 100 kilómetros. La compensación económica mediante un pago único proporcional a la distancia se mejora hasta un máximo de 2.000 euros.

 

A partir de 100 kilómetros. La compensación económica contempla un pago único proporcional a la distancia por una cantidad comprendida entre los 2.000 y los 6.000 euros, manteniendo en el 12% el número máximo de personas a las que se puede aplicar esta medida sobre el total de personas afectadas.

 

Popular reitera su intención de continuar llevando a cabo el proceso de una forma acordada con las Secciones Sindicales de ambos bancos.

 

Este proceso de reestructuración, enmarcado en el proceso de optimización operativa, contempla un ahorro de costes estimado en 175 millones de euros a partir de 2017