El Banco de España insta a que las 74 cajas rurales se reduzcan a quince

Unificación. En dos grandes grupos para reducir costes y poder organizar mejor el sector, aunque esta situación no tiene el apoyo de muchas fuentes financieras, que prefieren el método de las fusiones
EFE / MADRID
El Banco de España anima a las cajas rurales a que se fusionen para ganar eficiencia y conseguir que en un futuro próximo cerca de 74 instituciones pasen a ser unas 15 entidades, que a su vez podrían quedar unidas en dos grandes grupos, según distintas fuentes financieras.

Las mismas fuentes explicaron a Efe que el supervisor, que declinó hacer comentarios al respecto, tiene la vista puesta especialmente en las 72 entidades que forman la Asociación Española de Cajas Rurales y que ya están unidas en el Grupo Caja Rural.

Dicho grupo comparte mecanismos de apoyo mutuo, pero las entidades no forman un Sistema Institucional de Protección (SIP) como el de las cajas de ahorros, en el que se comparte al menos un 40 por ciento de sus resultados y recursos propios. En el caso de las rurales, cada caja decide su operativa, aunque buena parte de su actividad está sometida a directrices comunes adoptadas en la Asociación, que a su vez administra un fondo privado de garantía de las propias entidades.

Se trata de un fondo de insolvencia complementario al de garantía de depósitos de las cooperativas de crédito, que asegura la viabilidad de unas entidades en su mayoría bien capitalizadas.

Sin embargo, siempre según las mismas fuentes, la existencia de todas esas cajas en un mismo grupo genera reticencias por parte del supervisor, que prefiere que haya fusiones tradicionales entre ellas y reprocha que el fondo no pueda ser activado sin el permiso previo de las entidades.

Por eso, el Grupo Caja Rural emitió recientemente un comunicado en el que explicaba que se comprometía a reforzar su modelo de banca cooperativa, a semejanza del de otros países europeos, y con ello, a modificar la normativa jurídica de la Asociación.

Previsiblemente, entre esas modificaciones estará la retirada del permiso previo de las cajas rurales para que el fondo de insolvencia se pueda utilizar más fácilmente, llegado el caso. Pero al margen de este escollo, el Banco de España ha animado al Grupo Caja Rural a que haya concentraciones entre sus 72 entidades para ganar eficiencia y preferiblemente a través de fusiones regionales. De no conseguirlo, el supervisor permitiría uniones en las que las cajas compartan todos sus resultados y fondos propios con el compromiso de que terminarán en una fusión plena “en uno o dos años”. Así se explica que el Banco de España rechazara recientemente la unión en un SIP de 27 cajas rurales conocido como “Solventia”, ya que sólo pretendía compartir el 40 por ciento de sus resultados.