El Banco de España anima al ahorro ante la futura caída de las pensiones

La reforma fiscal reduce la aportación máxima a los planes de pensiones que podrá ser desgravada en el IRPF desde los 10.000 euros (12.500 euros para mayores de 50 años) hasta los 8.000 euros por año.

El Banco de España cree "conveniente" desarrollar mecanismos que incentiven el ahorro privado para la jubilación ante la perspectiva de que, mediante la última reforma de pensiones, se produzca una rebaja de la pensión media para garantizar la sostenibilidad del sistema público en un escenario de envejecimiento de la población.

 

La reforma fiscal que prepara el Gobierno reduce la aportación máxima a los planes de pensiones que podrá ser desgravada en el IRPF desde los 10.000 euros (12.500 euros para mayores de 50 años) hasta los 8.000 euros por año.

  

Según indica el banco emisor en el último 'Boletín Económico', una vez aprobada la reforma de las pensiones que introduce el factor de sostenibilidad para, a grandes rasgos, acompasar las pensiones a la demografía, y el índice de revalorización, que las subirá anualmente en la medida que lo permita el ciclo económico, su aplicación "implicará que la pensión inicial de las generaciones que se jubilen en el futuro será menor que la de las actuales para una misma carrera laboral".

  

"Con este sistema, la equidad intergeneracional se obtiene porque las generaciones futuros de jubilados disfrutarán de una pensión inicial menor, pero la recibirán durante más tiempo al gozar de una mayor esperanza de vida", añade.

  

El banco emisor indica a continuación que el establecimiento de un suelo de revalorización anual de las pensiones del 0,25% y de un techo del IPC más el 0,50% garantizar que "en el futuro las pensiones no caerán en términos nominales".

  

Si bien, añade que al desvincular la revalorización de las pensiones del crecimiento de los precios, "el nuevo marco normativo no garantiza siempre el mantenimiento del poder de compra de los ingresos tras la jubilación, de modo que, dependiendo de la evolución de la inflación, la pensión podría verse mermada en términos reales".

 

TRANSPARENCIA PARA EVITAR INCERTIDUMBRE A LOS PENSIONISTAS

  

Por otro lado, el Banco de España señala que el nuevo sistema de pensiones "puede aumentar la incertidumbre sobre la evolución futura de las pensiones, por lo que su instrumentación debe realizarse con la mayor transparencia posible, con objeto de dotar a la población de la información necesaria sobre su pensión futura y permitir a los individuos tomar decisiones óptimas de ahorro durante su vida laboral para afrontar el periodo de jubilación".

  

En este sentido, recuerda, no obstante, que la reforma fiscal establece varios mecanismos en pos de esta transparencia. Así, por un lado se publicarán los valores relativos a la esperanza de vida, informando a los pensionistas sobre el efecto del factor de sostenibilidad en el cálculo de su pensión, y se difundirán anualmente los componentes que intervienen en el cálculo del índice de revalorización.

Noticias relacionadas