El Ayuntamiento de Ávila y la Junta de Castilla y León colaborarán en el control de aves urbanas

El Ayuntamiento de Ávila y la Junta de Castilla y León colaborarán en el control de las aves urbanas a través de la firma de un Protocolo específico, el primero de estas características que se firmará en Castilla y León, que se ha concretado en la reunión extraordinaria que ha celebrado la Comisión Informativa de Servicios a la Ciudad, Medio Ambiente y Sostenibilidad.

En este Protocolo se establecerá una comisión de seguimiento, la celebración de encuentros técnicos y jornadas de difusión, además de la realización de proyectos de investigación y la captura de aves en los cebaderos de ganado identificados en el entorno de la ciudad de Ávila.

 

El objetivo es establecer un marco adecuado de cooperación y regular la acción conjunta y coordinada de ambas administraciones para el desarrollo de actuaciones e iniciativas comunes que abarquen líneas de gestión ambiental coordinadas y tendentes al control de la población de determinadas especies de aves urbanas, de forma que se evite el desmesurado crecimiento de las mismas en determinadas zonas de la ciudad.

 

Tras más de 13 años de continuadas campañas de control poblacional que, siendo efectivas a corto plazo, no se muestran como la solución definitiva al problema que supone la superpoblación de determinadas especies de aves, principalmente paloma doméstica (Columba livia varia), estornino pinto (Sturnus vulgaris) y de estornino negro (Sturnus unicolor), en el Ayuntamiento de Ávila han apuntado que "queremos ir más allá y plantear medidas que permitan abordar el problema desde otras perspectivas, manteniendo siempre el difícil equilibrio entre la eficacia y resultados obtenidos, y el uso de métodos respetuosos con el medio ambiente".

 

Se trata, según han explicado, de "un problema generalizado y de difícil solución, que es fruto de numerosos factores medioambientales y climáticos, y que está presente en diversas zonas de la península y de nuestra comunidad autónoma".

 

"Persiguiendo siempre el objetivo de reducción de la población hasta un número sostenible, y no el exterminio, que minimice las molestias causadas a los ciudadanos, y sin olvidar los mecanismos de reducción de población con resultados a corto plazo utilizados hasta ahora, debemos plantearnos otros que garanticen una reducción poblacional a largo plazo y que impliquen actuaciones integradas de las distintas administraciones desde diversos puntos de vista, tanto el ambiental, como el sanitario y el ganadero", han destacado.

 

En este sentido, desde el Consistorio abulense han considerado fundamental la implicación de otras administraciones como la Junta de Castilla y León, que ostenta competencias en estos tres ámbitos, más que con la elaboración de Planes Directores de control de plagas urbanas en la comunidad autónoma, que pueden ser genéricos, enfocados a plagas urbanas en un sentido amplio, y poco adaptados a la casuística y particularidades de la ciudad de Ávila, con  planes o protocolos de actuación específicos, con medidas concretas para nuestra ciudad y enfocados a la lucha contra la superpoblación de aves urbanas, no consideradas como plaga en sentido estricto. Por ello, explican, "no cabe, en este sentido, acoger la petición que hizo el Grupo de UPyD en el Pleno de instar a la Junta de Castilla y León a elaborar un Plan Director por una cuestión de forma".

 

Por ello, señalan, "ya en mayo de 2013 la Asociación de Veterinarios Municipales (AVEM), en colaboración con la Consejería de Medio Ambiente, la Fundación Patrimonio Natural de la Junta de Castilla y León y el Ayuntamiento de Valladolid organiza la IV Jornadas sobre gestión municipal del control de plagas y su repercusión en la Salud Pública, contando con la participación del Ayuntamiento de Ávila".

 

Como parte de las conclusiones obtenidas en estas jornadas, "aparte de reclamar una mayor implicación y apoyo de otras administraciones a los municipios para el control poblacional de estas aves, quedó patente que, al hablar de aves urbanas no se debe hablar de plaga, puesto que el ordenamiento jurídico no define el concepto de plaga o de animal-plaga, contando sin embargo con una definición por parte de la OMS. Se acepta claramente este concepto referido a artrópodos, sin embargo viene resultando controvertida la consideración como plaga de animales vertebrados y especialmente de las aves en el ámbito ciudades".

 

En este sentido, desde el Ayuntamiento han explicado que se proponen diversas medidas:

 

  1. Conseguir la implicación de otras administraciones como Junta de Castilla y León, con el fin de llegar a un acuerdo de actuación global que permita aunar esfuerzos para combatir el problema, ya que se trata de un problema que, a nivel territorial, excede el propio ámbito municipal y, a nivel competencial, excede el propio ámbito del medioambiente, por lo que además de tratarse desde el punto de vista medioambiental, también debe abordarse desde el punto de vista sanitario y desde el punto de vista de agricultura y ganadería.
  2. Impulsar la firma de un protocolo específico de colaboración entre la Junta de Castilla y León y el Ayuntamiento de Ávila para el establecimiento de líneas de colaboración y actuación conjunta en el control de aves urbanas, apelando a la necesaria colaboración entre administraciones.
  3. Seguir incidiendo en mecanismos como las I.T.C. (Inspección Técnica de Construcciones) que permitan agilizar las intervenciones y rehabilitaciones en edificios que actúan de palomares urbanos y lugares de nidificación y cría, así como los expedientes de ruina.
  4. Realizar actuaciones directas en cebaderos de ganado (como limitación de las fuentes de alimento con redes en comederos de explotaciones ganaderas, dispersión antes de su entrada en la zona urbana, etc.), situados en muchos casos fuera del término municipal de Ávila, al haber comprobado reiteradamente que las aves encuentran allí alimento sin límite, y que la intervención en estos puntos es un método efectivo de control de población antes de su entrada en la ciudad, donde las actuaciones son más complicadas y los resultados más limitados.
  5. Instar a los colegios profesionales a que se tengan en cuenta diversas cuestiones en el diseño de edificios que tiendan a evitar puntos de resguardo y posado de aves.

Noticias relacionadas