El alimoche, el buitre negro o el águila imperial, especies de los cielos de Castilla y León en peligro

Un milano negro.

La organización internacional BirdLife incluye en su lista roja de las aves en peligro varias de las especies más características y cuya protección es prioritaria para la Junta.

La lista roja de aves amenazadas del mundo tiene cinco inquilinos que surcan los cielos de Castilla y León. Se trata de especies que están entre las más características de los espacios naturales de la comunidad, que ya tienen colgado el cartel de prioritarias por estar en riesgo y que la organización internacional BirdLife incluye entre las más amenazadas del planeta.

 

Se trata del alimoche común, el buitre negro, la avutarda común, el águila imperial ibérica y el milano real, cinco especies que están en la lista de 26 amenazadas en España y cuya situación está en algunos de los casos graves que declara la organización internacional. La nueva Lista Roja Mundial de las Aves de 2014, elaborada por BirdLife Internacional muestra que de las 10.425 especies de aves identificadas en todo el mundo, el 13% están amenazadas de extinción.

 

En Castilla y León, niguna ocupa el primer peldado de riesgo, el de especies en peligro crítico, pero sí se considera que está en peligro el alimoche común, que tiene una de sus mayores concentraciones en el parque de Arribes del Duero, entre Salamanca y Zamora, del que es emblema. Por detrás, en la categoría de vulnerables, están el buitre negro, la avutarda común y el águila imperial, que también están en la lista de prioridades máximas de la Junta de Castilla y León como aves de especial protección en nuestro territorio. Y cierra la lista el milano real, que BirdLife declara en situación casi de amenazada a nivel mundial. Todas ellas están consideradas también por España en peligro o vulnerables.

 

En España, BirdLife cataloga 26 especies en peligro a causa de caso de fuerte declive poblacional, por ser muy escasas o cuyo hábitat está en un área de distribución es muy reducida. Además, suelen estar sometidas a graves amenazas. En total, en torno al 7% de las especies españolas están amenazadas a nivel mundial. De ellas, el 3,3% (12 especies) están amenazadas a nivel mundial y otras 14 especies de nuestro país (3,8%) están al borde de la amenaza a escala global.

 

Según la organización internacional, es necesario que en las comunidades autónomas donde habitan estas especies elaboren y publiquen los planes de recuperación o conservación a los que obliga la Ley y con los que no cuentan muchas comunidades autónomas hasta la fecha. En el caso de Castilla y León, la administración regional ha publicado recientemente un plan director para la Red Natura en la que identifica todos los valores susceptibles de ser protegidos, y también una lista con numerosas aves que incluye una quincena de especies amenazadas y que son prioritarias para la comunidad.