El alcalde de Íscar (Valladolid) será juzgado hoy por prevaricación urbanística

Compartirá banquillo con el arquitecto municipal, dos ediles de la corporación y el secretario


VALLADOLID, 17 (EUROPA PRESS)

El Juzgado de lo Penal número 4 de Valladolid sienta este lunes en el banquillo al alcalde de Íscar, Alejandro García Sanz, por un presunto delito de prevaricación urbanística que se remonta a 2006 con motivo del permiso otorgado para la construcción de una nave industrial con exceso de edificabilidad y que invadía suelo público.

Además del diputado de Juventud y Deportes, el banquillo lo ocuparán igualmente el arquitecto municipal, José Luis Pérez de Fruto; el segundo teniente de alcalde, Juan Carlos Lázaro; el concejal Luis Antonio Sánchez Cuéllar, y el secretario municipal, Fernando Rodil, según informaron a Europa Press fuentes jurídicas.

Los cinco fueron imputados por el Juzgado de Instrucción número 6 de Valladolid, encargado de investigar el presunto caso de prevaricación urbanística en Íscar, después de que la Sección Cuarta de lo Penal de la Audiencia de Valladolid se pronunciara en el mismo sentido.

Y es que el 13 de octubre de 2011 la referida sección de la Audiencia vallisoletana no sólo desestimó el recurso de apelación del único imputado hasta el momento, el arquitecto José Luis Pérez de Frutos, sino que estimó el presentado por la Fiscalía para que fueran incluidos también, en los mismos términos, el resto de acusados.

Con anterioridad, el 5 de julio de 2011 la juez instructora del caso había acordado la tramitación de las presentes diligencias previas por los trámites del procedimiento abreviado contra el arquitecto José Luis Pérez de Frutos por si los hechos pudieran ser constitutivos de un delito de prevaricación urbanística del artículo 320 del Código Penal, y por contra sobreseyó las relativas al alcalde, dos concejales y el secretario del Consistorio Iscariense, que ahora, mediante último auto, han sido finalmente incluidos en este caso de presunta prevaricación urbanística.

Entonces, la justificación para excluir del proceso a los cuatro citados era que no se consideraba acreditado que los miembros de la corporación municipal que otorgaron la licencia lo hicieran "a sabiendas" de que era contraria a la normativa urbanística, ni que el secretario conociese dicha circunstancia.

CONTRA EL PLANEAMIENTO URBANÍSTICO

Los hechos que investiga el juzgado derivan de una sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León en la que se ordenó el derribo de una nave industrial que fue autorizada por el Ayuntamiento de Íscar. El fallo determinaba que las obras de desescombro, demolición parcial y reconstrucción de la nave eran contrarias al planeamiento urbanístico.

Los metros construidos superaron los derribados y además invadía más de 400 metros de una calle y algo más de 600 de otra, a lo que el TJSCyL sumó el hecho de que el Ayuntamiento de Íscar autorizase las obras el 27 de febrero de 2006, mientras que el informe del arquitecto municipal sobre el proyecto era de un día después.