El alcalde de Folgoso: la muerte de García Viejo "sume a todo el pueblo en un sentimiento de pena y dolor"

El alcalde de la localidad leonesa de Folgoso de la Ribera, José Antonio García, ha asegurado que la "triste noticia" de la muerte del misionero Manuel García Viejo ha sumido a todo el pueblo, de donde era originario, "en un sentimiento de pena y dolor" .

Así lo ha explicado García tras conocer el fallecimiento del misionero leonés, infectado de ébola, y que permanecía ingresado desde la madrugada del lunes en el Hospital Carlos III de Madrid, tras ser repatriado desde Lunsar (Sierra Leona), donde ejercía como director médico de la Orden de San Juan de Dios.

El edil ha destacado que García Viejo era "una gran persona", tanto a nivel personal como profesional, y que "siempre tenía un rato para hablar con todo el mundo" y "tenía palabras amables para todo aquel que lo estaba pasando mal".

Por todo eso el pueblo natal del religioso, y donde pasaba sus periodos de descanso junto a sus hermanos, ha estado muy atento a las noticias desde que el pasado sábado se hizo público que García Viejo había contraído ébola, aunque "nadie podía esperar un desenlace así".

Según ha manifestado el alcalde, los vecinos de Folgoso de la Ribera tenían "grandes esperanzas" en que el religioso consiguiera vencer a la enfermedad, pese a que el estado de salud de García Viejo era grave.